Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
manu_LAB_desktop.jpg
manu_LAB_galeria.jpg

Las lecciones de Tamto, una pyme proveedora de Volkswagen

Para conseguir el contrato tuvo que hacer adecuaciones a sus procesos de trabajo.
Tamto Puebla 6
Tamto Puebla 6 - (Foto: Fernando Villanueva)

Industrial Tamto —una empresa que desde hace 35 años fabrica infladores para llantas, calibradores y válvulas de aire en Puebla—, logró insertarse en la cadena de proveeduría de Volkswagen. Lograrlo no fue sencillo, pero una vez que lo consiguió, este negocio le abrió la puerta para más clientes dentro del sector.

Recomendamos:  Esto es lo que BMW opina de México

“En 2007 nos empezamos a dar cuenta de que hay otros mercados y clientes que podemos abarcar, por ejemplo, en la industria automotriz. Pensamos: estamos en Puebla, a 5 kilómetros de Volkswagen”, dijo Daniel Jiménez, director de Ventas y Proyectos de Industrial Tamto de Puebla.

Para ese momento, la compañía —que pertenece al segmento de pequeñas y medianas empresas (pyme)— ya contaba con algunas certificaciones; tenía ISO-9001.

“Esto nos dio una noción de qué es lo que audita una empresa del sector y de qué es lo que debíamos tener”, comentó Jiménez.

Publicidad

Leer:  Bécate y conoce el sistema de producción de Toyota

Si bien, la empresa ya había avanzado en diversos aspectos que le permitían garantizar la calidad de sus productos, aún tenía muchos retos para concretar la entrega de los componentes en tiempo y forma.

“Teníamos nuestros protocolos, que correspondían a lo que nosotros requeríamos para trabajar”, dijo Jiménez. 

La auditoría de Volkswagen empezó en la puerta de la empresa. “Nos preguntaron cuál era el protocolo de seguridad para el chofer del camión (que entra ya sea para dejar materia prima o para recoger producto terminado). Esto era algo que nosotros no teníamos ni contemplado”, recuerda Jímenez.

Recomendamos:  El 1er auto eléctrico de Ford en México tiene este gran desafío

Publicidad

Además de los protocolos, a la automotriz también le interesaba conocer la capacidad y condiciones del patio de maniobra de la planta. “Nos preguntaron, por ejemplo, si teníamos la infraestructura para que pudieran entrar trailers y tortons”, comparte el empresario.

El ojo del auditor también llegó a los almacenes, donde puso especial interés en si había o no área de cuarentena para la materia prima, si había trazabilidad a lo largo del proceso de producción y cuál era el manejo que se hacía del scrap.

Pedidos automatizados

Finalmente, el auditor preguntó cómo era el proceso para la recepción de las órdenes de compra, ya que Volkswagen —y en general todas las automotrices—, ya lo tienen automatizado y las mandan a través de un programa especialmente diseñado para esto: el ERP o Enterprise Resource Planning, que permite tanto al cliente como al proveedor emitir y dar seguimiento a cada orden de compra.

Leer:  Con un TLCAN rígido, las automotrices optarán por las reglas de la OMC

Publicidad

“Obviamente también se puede hacer de forma manual, pero el riesgo de un error humano aumenta bastante. Para no tener ningún problema, las empresas prefieren hacerlo de forma automatizada”, dijo Jiménez.

Tras hacer los ajustes necesarios, Industrial Tamto de Puebla logró un contrato con Volkswagen, para surtir una pequeña pieza que va en uno de los motores. 

Esto le abrió a la pequeña compañía las puertas dentro del sector, ya que otros proveedores y armadoras cerraron contratos. Ahora esta empresa provee de componentes a otro Tier 2, especializado en la fabricación de componentes plásticos y a la armadora de camiones Dina. 

Leer:  China le hace un favor al TLCAN

Actualmente, Tamto trabaja con Adexus en el desarrollo de un software que le permita mejorar la operación de los almacenes y reducir el inventario. A través de esta plataforma, la empresa podrá ver cómo avanza el pedido de los clientes: cuántas piezas ya están fabricadas, cuántas faltan y cuántas se fueron a scrap. Actualmente este proceso se hace de forma manual. “La intención es no tener a personas en producción que sean capturistas de esta información, sino que más bien estén en procesos que agreguen valor”, dijo Jiménez. 

Publicidad
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad