Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Crecen los desafíos laborales

Se multiplican las presiones por elevar la productividad a escala global
Compa��as de todo tama�o y diversos sectores han descubierto las ventajas de fragmentar su cadena de suministro. (Jos� Quintero)
Compa��as de todo tama�o y diversos sectores han descubierto las ventajas de fragmentar su cadena de suministro. (Jos� Quintero) - (Foto: .)

Según 550 directores generales (CEOs) y líderes de alto nivel de empresas de manufactura en todo el mundo, China es la nación industrial más competitiva , tanto en la actualidad, como dentro de cinco años.

Al menos así lo establece el estudio “2013 Global Manufacturing Competitiveness Index” (Índice Global de Competitividad en Manufactura 2013), elaborado por Deloitte.

Pero el poderío chino en materia industrial tiene dos caras. De acuerdo con el estudio Engaging the Modern Manufacturing Workforce (Cómo involucrar a la fuerza laboral manufacturera), elaborado por IDC Manufacturing Insights y Kronos, El aumento de las quejas sobre violaciones a las leyes laborales en China, “Refleja una segunda generación de empleados manufactureros mejor educados. En comparación con la generación anterior (…) la actual espera ser pagada de acuerdo con la ley y valora su tiempo libre para disfrutar de la vida”.

Publicidad

La presión por mejores salarios y condiciones de trabajo en China, es constante, al igual que la urgencia de mano de obra calificada. Pero este fenómeno no es exclusivo de esa nación. De acuerdo con el estudio de IDC Manufacturing, países como China, México y Brasil están valiéndose de un pequeño grupo de empleados, “ya que nunca han desarrollado una infraestructura para capacitar a empleados calificados. Estos países se enfrentan a mayores desafíos para aumentar su suministro de mano de obra calificada”.

Asia encabeza el futuro

El índice de Deloitte, por su parte, explica que si bien la región de las Américas continuará mostrando destreza de producción --con Estados Unidos, Brasil, Canadá y México en los 15 países más competitivos dentro de cinco años-- muchas ventajas están inclinando hacia Asia, que contará con 10 de los mejores 15 países más competitivos dentro de la década.

Por lo pronto, y de acuerdo con el mismo estudio, Alemania y EU completan las tres principales naciones industriales más competitivas, sin embargo, de acuerdo con el estudio, éstas descenderán una posición, ocupando el cuarto lugar con Alemania y EU, sólo ligeramente delante de Corea.

Otras dos de las naciones desarrolladas que se ubican en el top 10, también se espera reduzcan su nivel de competitividad en un periodo de cinco años: Canadá pasará de la séptima a la octava posición y Japón saldrá del listado de los 10, cayendo al doceavo lugar.

Por otra parte, el Índice considera que Estados Unidos y Europa han visto a los mercados emergentes madurar y convertirse en competidores en la última década. Señala que en cinco años se espera que las principales naciones emergentes puedan ocupar una mejor posición en el índice: Brasil pasará del actual octavo lugar a la tercera posición; por su parte, India hará lo propio, al pasar del cuarto al segundo lugar. China se mantendrá en el primer lugar.

Los mercados fronterizos en Asia, como Vietnam e Indonesia están en aumento. Los empresarios del sector manufactura están volcando su atención a estos mercados de frontera para crecer, captar la creciente demanda de consumo local al tiempo que fungen como centros de producción estratégicos en el valor global cadena.

El talento es clave

El informe de Deloitte encontró que contar con colaboradores talentosos, es el indicador más alto de competitividad de un país, seguido por el comercio, el sistema financiero y fiscal, así como el costo de mano de obra y materia prima.

Los líderes de la industria consideran que tienen una ventaja con respecto a la innovación impulsada por el talento. Más de 85% de los ejecutivos se mostró "muy de acuerdo" o "de acuerdo" en que la disponibilidad de talento de calidad en los Estados Unidos, Alemania y Japón hace que esas naciones sean altamente competitivas, mientras que sólo 58% dice lo mismo de China y 40% de la India.

Hay datos en el estudio de IDC Manufacturing que confirman lo expuesto por Deloitte. Por ejemplo, conforme los países absorben las prácticas y sistemas de calidad como parte intrínseca de su operación, la calidad deja de ser un indicador de productividad con mayor peso, pues ya está asimilada. En cambio, para quienes todavía no la integran a su ADN industrial, sigue siendo una meta a seguir y un factor de productividad.

“Si los alemanes están integrando la calidad a sus procesos, pueden mantener altos niveles al mismo tiempo que aumenten la productividad. Países como EU, China, Brasil, Canadá y México, donde más de 90% de los fabricantes califican a la calidad como un indicador muy o extremadamente importante, pueden tener la oportunidad de aumentar la productividad controlando con mayor cuidado sus procesos”, detalla el estudio.

Infraestructura

El índice de Deloitte señala que las potencias emergentes en la industria manufacturera se concentrarán en el fortalecimiento de las capacidades para trabajar en infraestructura y políticas que impulsen el rápido crecimiento y el empleo de alto valor para sus ciudadanos.

El punto nuevamente coincide con el análisis de IDC Manufacturing: “Tener una infraestructura moderna es algo importante en el comercio global, ya que los costos de logística son cada vez más importantes para el costo total de desembarque”.

De hecho, en ese análisis, los encuestados señalaron a la infraestructura “moderna” (transportes, comunicaciones y energía) como el segundo factor que más contribuye al éxito de la manufactura. (El primero fueron los altos niveles de productividad laboral).

Los retos para el país

El Índice Global de Competitividad en Manufactura 2013, elaborado por Deloitte, concluye que para alcanzar un mejor posicionamiento del sector manufacturero ante otros países, México necesita mejorar la innovación, los impuestos, los costos de materia prima, mano de obra, sistema legal, infraestructura, costo de energía, atracción del mercado y salud del sistema.

“La competitividad de México en la industria manufacturera ha decrecido en los últimos dos años,” según el estudio Deloitte. Agrega que México pasó del 6º lugar ocupado en el 2010, al 13º lugar en el 2012.

Sin embargo, la perspectiva hacia el futuro se prevé positiva. Como muestra de ello, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), muestra que hay un crecimiento nacional de la industria del 2.4%, principalmente por la inversión de extranjeros en el sector. En adición, los expertos esperan que este año la industria manufacturera sea el subsector que brinde un impulso significativo al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en México gracias a la sólida expansión generada por la demanda externa, en particular de la proveniente de Estados Unidos, donde los productos mexicanos siguen ganando mercado

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad