Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma que viene

Incrementar el nivel de inversiones, un objetivo claro
at
at - (Foto: .)

Incluso antes de las elecciones presidenciales se tenía más o menos una idea de lo que el nuevo gobierno hará con el sector energético, pero la realidad es otra. 

Sólo tienen un objetivo claro, incrementar el nivel de inversiones en el petróleo, producir y vender más petróleo, específicamente. Quizá algo de refinación y todo ello de la mano del sector privado.

Hoy en las oficinas de la Secretaría de Energía ya trabajan a marchas forzadas en lo que será la propuesta de la segunda Reforma Energética y para ello se están haciendo llegar de técnicos y expertos, sin importar el color de su tarjeta de afiliación política.

Publicidad

Poco tiempo y mucho que escribir. La Reforma ya se negocia, Pedro Joaquín Coldwell, ha recibido en su oficina, en semanas recientes, a una serie de personajes políticos y científicos importantes que le darán peso a su propuesta.

La estrategia es clara, convencer lo más posible de que abrir el sector petrolero a la industria privada es lo mejor para todos, por donde se le quiera ver… a diferencia del gobierno de Calderón, el PRI en el gobierno no descansará a hasta romper los paradigmas de la sociedad respecto a la “sagrada Constitución”.

Esta operación a ras de piso, de puerta a puerta es la que le dio al PRI el regreso en Los Pinos, ¿servirá para la Reforma Energética? Los expertos coinciden en que así será. La confianza  en que esta vez se den cambios de fondo, es verdadera.

La integración de personajes como Lourdes Melgar, hoy subsecretaria de Electricidad, y de Javier Estrada, ex comisionado de la CNH a las filas de Sener dan certeza de que los cambios van en serio y de raíz, pero la expectativa sigue siendo alta.

En febrero, quizá marzo, se presentará la iniciativa de Reforma, pero antes de ello, el PRI-gobierno en turno trabaja en una especie de logística inversa en la que dejará muy bien cimentados los pilares con la finalidad de evitarse la polémica, una polémica que podría amenazar con repetir el mutante legal que nació con la Reforma de 2008.

El sector energético está convencido de que se requieren grandes cambios, pero lo importante será saber a qué ritmo se quieren hacer, y sobre todo y lo más importante, ¿quién los va a vigilar?

El debate de la reforma ya comenzó. Desde el interior de Pemex se escucharon, desde noviembre, diferentes voces que advierten de la inmadurez del sector para cambios radicales.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad