Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autopartes con bajo nivel de integración

Entre 90 y 95% de los componentes que tiene una autoparte son importados
automotriz autopartero
automotriz autopartero - (Foto: AP)

Incrementar la producción de componentes para fabricar autopartes es un tema pendiente en la agenda de la industria automotriz, ya que actualmente entre 90 y 95% de las partes que tiene un ensamble son importados, coincidieron Eduardo Solís, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y Óscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

En la fabricación de vehículos hay un altísimo nivel de integración, de entre 50% y 80%. Nissan, por ejemplo, tiene una integración de autopartes nacionales de 80% en modelos como el March, el cual se produce en la planta de Aguascalientes.

“El problema es cuando le preguntamos al proveedor de primer nivel su integración, respecto al proveedor de segundo y tercer nivel, ahí hay niveles de integración de entre 5% y 10%”, dijo Solís. Es decir, un faro o un arnés hechos en México, se fabrican con hasta 95% de componentes importados.

Publicidad

El principal problema, según Albín, es que hay una carencia de materias primas. “Es increíble que seamos el octavo productor de autos y el sexto de autopartes, a nivel mundial, y hoy no tengamos acero plano para hacer carrocerías, por ejemplo”.

Entre los commodities que hacen falta para producir partes y componentes para autopartes están maquinados, forja, fundición e inyección de plásticos, dijo Solís.

Además, se requiere mejorar procesos de producción, de administración e incrementar la capacitación en los proveedores dos y tres, ya que sólo 20% de los 2,500 tier 2 y 3 cuentan con la infraestructura y la mano de obra capacitada para cumplir con la calidad, el volumen y los tiempos de entrega que exigen sus clientes, calculó Arturo Rangel, presidente del Comité de Comercio Exterior de la INA.

La mayoría de los proveedores nivel 2 y 3 son empresas pequeñas o medianas, relativamente jóvenes, con poco acceso a créditos, lo cual les dificulta adquirir maquinaria o invertir en capacitación, dijo Rangel.

Para remediar esta situación, la industria ha buscado apoyo de Pro México para financiar cursos para los proveedores nivel 2 y 3, sobre temas de calidad con la Automotive Industry Action Group (AIAG), así como de administración del negocio y producción.

Nuevas inversiones: oportunidad para la cadena

Las nuevas inversiones anunciadas en 2012 representan grandes oportunidades para toda la cadena, coincidieron especialistas.

En una primera etapa, las nuevas plantas llegarán con un ‘séquito’ de proveedores nivel 1, que a su vez vienen con una base de proveedores globales. Sin embargo, en una segunda fase, los tier 1 seguramente buscarán proveeduría locales, dijo Albín.

Una de las industria que podría beneficiarse con la llegada de proveedores nivel 1 es la del plástico, en tanto que la producción de plásticos de ingeniería podría incrementar 10%, dijo Rafael Blanco, presidente del Instituto Mexicano del Plástico Industrial (IMPI).

El valor de los plásticos de ingeniería es 10 veces mayor que el de los plásticos de consumo, como utensilios de cocina, cubetas, útiles escolares, entre otros, y crecer la fabricación de plásticos de ingeniería podría triplicar el valor del mercado mexicano de plásticos, pasando de 20,000 a 65,000 mdd.

Otra industria que tiene oportunidades es la siderúrgica. A finales de 2013 se fabricará acero especial en el país gracias a una inversión conjunta entre Altos Hornos de México (AHMSA) y la coreana Pohang Iron and Steel Company (Posco), para construir una nueva planta en Monclova, Coahuila.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad