Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Innovación a la mexicana en Merck

Su jeringa de doble cámara ya se exporta desde su planta de Naucalpan
Jeringa
Jeringa - (Foto: Merck)

Entre más se manipule la aguja de las hipodérmicas, más dolorosa resultará el momento de la inoculación. Esto porque se afecta el filo de la espiga metálica y entonces rasga el músculo cuando entra.

Pero ahora las inyecciones (mucho) menos dolorosas son posibles. Al igual que es viable disminuir al máximo el riesgo de contaminación de microorganismos en las jeringas, eliminar el desperdicio de medicamento y aplicar la dosis exacta. Todo esto por una innovación de Merck en México: la jeringa de doble cámara

Jesús Jiménez, gerente galénico de dicho laboratorio farmacéutico, lidera el área que hizo esta innovación. El desarrollo les tomó siete años y participó un equipo de químicos-farmacéuticos, bioquímicos, biólogos y químicos, entre otros especialistas.

Publicidad

El resultado es más que satisfactorio: una jeringa de vidrio con dos compartimentos que separan dos sustancias. En el momento en el que se usará esta herramienta, se agita la jeringa y ambos medicamentos se mezclan, gracias a un bypass que permite el flujo de ambos líquidos.

Luego se usa en el paciente, con menos dolor y  alta higiene (esterilidad y dosis precisa).

En México se introdujo este producto al mercado en el otoño de 2011 y, según datos de Edgar Paredes, RP de Merck, con amplia aceptación para su mercado de usuarios.

Por ahora, esta hipodérmica se usa en los medicamentos línea de Dolo-Neurobión  y Dolo-Neurobión Forte; Dexabion y en algunos países (aún no en México) en Neurobión.

{fxBrightcove:2163237812001}

Presencia global

Según cuenta Jesús Jiménez, la jeringa podrá utilizarse en otros medicamentos, ya que su formato es altamente susceptible a ser aprovechado. Por lo pronto, ya se exporta a Guatemala, Honduras y El Salvador. Su siguiente mercado es Brasil y ya está el proyecto de envíos a Líbano y países del Golfo Pérsico.

Esta aceptación internacional es posible pues desde su concepción diseñaron el producto acorde con las exigencias de la regulación sanitaria de Europa, de  EU, y también de algunos mercados latinoamericanos, como Brasil.

Además, contaron con asesoría multinacional. Químicos farmacéuticos de Merck en otras latitudes –Suiza, Alemania y Brasil— les hicieron observaciones, a lo largo del proceso, para que se adaptara a otras regulaciones sanitarias.

Como resultado, ya se exporta desde la planta de Naucalpan, Estado de México, que es la productora global.

Eureka en el laboratorio

Jiménez comenta que hace siete años, su equipo buscaba métodos para ofrecer productos que optimara el contenido, concretamente ahorros en vitaminas. “Vimos que más bien necesitábamos una forma innovadora de dispensar el medicamento”.

De ahí surgió la propuesta de la jeringa con doble cámara, que a decir de uno de sus creadores, tiene alta complejidad técnica: que las sustancias tengan una mezcla perfecta, sólo en el momento en el que se desea.

Lo lograron, y hoy el producto puede usarse con alta esterilidad. Y de manera fácil, pues a decir de los entrevistados en Merck, no requiere de capacitación especial para usarse.

Paredes observa que el producto tiene el mismo precio de la anterior presentación, pero un mayor estándar de calidad. En cuestiones de mercadotecnia, se filtra a través de los médicos, aunque también se considera un OTX, es decir, a recomendación del farmacéutico.

Una innovación exitosa de Merck México. “Nos sentimos orgullosos, pero siempre estaremos buscando mejorar nuestros productos, así estamos hechos en Merck”, concluye Jesús Jiménez.

Ese laboratorio farmacéutico gastó en 2012, a escala global, mil millones de euros en I+D.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad