Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Claroscuros del mantenimiento industrial

La inversión y las prácticas varían según el tamaño, la filosofía y el giro de la empresa
Los analistas esperaban un expansi�n de 0.6% en la producci�n industrial. (Archivo)
Los analistas esperaban un expansi�n de 0.6% en la producci�n industrial. (Archivo) - (Foto: .)

El mantenimiento industrial es casi como el aseo de una casa, es algo que depende de los hábitos y costumbres de quienes habitan la vivienda. En el caso de las empresas manufactureras, el tipo, periodicidad e inversión que se destina a actividades de mantenimiento depende de diversos factores como el tamaño, giro y la filosofía de cada compañía.

El tipo de mantenimiento (predictivo, preventivo o correctivo) que realiza cada empresa varía según el tamaño de la empresa. La industria mediana y grande en México está desde hace más de una década involucrada de lleno en las estrategias de mantenimiento predictivo, mientras que entre las pequeñas empresas (pymes) varía según la cultura empresarial de los directivos de cada compañía, dijo Gerardo Trujillo, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales en Gestión de Activos (AMGA).

"La pymes que son dirigidas por personas preparadas en los temas de gestión de activos tiene programas muy apegados a las estrategias de Clase Mundial, mientras que en el extremo opuesto hay empresas que ni siquiera tienen un departamento de mantenimiento y contratan el servicio externo cuando se les daña el equipo", detalló Trujillo.

Publicidad

La inversión que cada empresa asigna a labores de mantenimiento depende del giro y de la capacidad económica de la compañía. Una química, petrolera, de energía, de alimentos, farmacéutica y automotriz quizá destina entre 3 y 6% de su facturación anual en labores de mantenimiento, mientras que las que producen bienes de capital, como máquinas, componentes o partes, asignan a este rubro entre 1% y 2.5%, calculó Trujillo, a partir de la experiencia con diversas empresas del ramo.

Esto se explica porque el mantenimiento es una herramienta de gestión de riesgo, por lo que resulta lógico pensar que aquellas empresas que administran riesgos potenciales más grandes –como la industria de petróleo y gas, electricidad, química- son las que tienen mejores estrategias de gestión de sus activos físicos.

El tipo de operación también determina el tipo de mantenimiento que se realiza en cada empresa, de tal suerte que las estrategias preventivas y correctivas se asignan a activos que son de baja criticidad y que al fallar tienen poco impacto económico, mientras que el mantenimiento predictivo se realiza en aquellos equipos que participan en proceso críticos, consideró Trujillo.

"Si un proceso crítico se interrumpe por la falla de un equipo, el problema no es solamente el costo de reparación, sino la pérdida de la capacidad productiva que finalmente influye en la competitividad y en la rentabilidad de la empresa", comentó el presidente de la AMGA.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad