Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ciencia avanza en reconstrucción mamaria

Las investigaciones permiten el uso de la matriz dérmica celular en la lucha al cáncer de mama

Cancer de mama

�rea de llenado y pesaje de implantes mamarios

�rea de llenado y pesaje de implantes mamarios

-
.
Las burbujas de aire son removidas con una jeringa

Las burbujas de aire son removidas con una jeringa

-
.
El acomodo de estos implantes mamarios tiene inspecciones tanto de calidad como de prueba

El acomodo de estos implantes mamarios tiene inspecciones tanto de calidad como de prueba

-
.
Cerca de 400 empleados laboran en la planta Silimed, fabricante de implantes de silic�n

Cerca de 400 empleados laboran en la planta Silimed, fabricante de implantes de silic�n

-
.
Los moldes permiten darle forma y volumen al implante

Los moldes permiten darle forma y volumen al implante

-
.

La tecnología más reciente en cuanto a reconstrucción mamaria es la utilización de la matriz dérmica celular, la cual actúa como una membrana protectora del implante, brinda movilización de músculos, disminuye el dolor post operatorio y  permite una mejor expansión.

Publicidad

La matriz dérmica es un pedazo de piel cadavérica, tratada y esterilizada, a la cual se le remueve la epidermis —la parte más superficial—; bajo ésta se encuentra la dermis, que permite integrarse al sitio donde se ponga.

“Siempre que se pone un implante, entre más cubierta tenga, menos posibilidad de complicaciones existen. La matriz dérmica añade cubierta al implante para que esté más protegido”, comentó José Luis Haddad, presidente  de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER).

De acuerdo con el cirujano plástico, la desventaja de las membranas es que son muy caras, pues una porción tiene un precio de cuatro mil dólares. En México ya se utiliza, aunque en menor cantidad.

Silicón, el más utilizado

Para realizar una reconstrucción mamaria, el silicón sigue siendo el material más utilizado en los implantes mamarios.

“Todavía no hay un material diferente al silicón que tenga la seguridad que los médicos y pacientes están buscando”, dijo Marisol López, directora Comercial de grupo Venta, empresa proveedora de implantes mamarios y que trabaja directamente con la fabricante Allergan, en Estados Unidos.

López sostuvo que este material es una tendencia del mercado, pues está demostrado que es una gran alternativa para cirugías estéticas y para la reconstrucción, pues son mínimos los problemas que puede causar.

Una reconstrucción inmediata a la mastectomía  se realiza bajo dos tiempos operatorios. El primero es colocar un expansor mamario de silicón, el cual tiene la función de aplicar solución salina para dar espacio, que la piel logre elasticidad y se expanda al tamaño necesario para retirarlo; el segundo es colocar un implante mamario definitivo.

De acuerdo con el presidente de la AMCPER, el expansor tiene una superficie de silicón texturizado, por lo cual se prefiere que su reemplazo por el implante también sea de una superficie de silicón texturizado. Además, agregó que se ha mejorado el diseño de los expansores.

Dentro de las técnicas de la reconstrucción está la de realizar un tatuaje simulando de la areola, mientras que el pezón se forma con piel de la paciente que se obtiene de la zona de los labios vaginales.

José Luis Haddad aseguró que la superficie de los implantes ha mejorado y  aunque los de silicón son los que más usados, también están los hechos de poliuretano.

“Esto ha mejorado considerablemente el resultado cosmético a largo plazo de las pacientes que han sido reconstruidas o que se han querido poner implantes para mejorar su volumen o forma”, dijo el cirujano.

De acuerdo con Marisol López, en México hay alrededor de ocho proveedores de implantes mamarios, los cuales trabajan con empresas fabricantes de estados Unidos, Alemania y Brasil, principalmente.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), casi 70% de los casos de cáncer de mama se presenta en mujeres de entre 30 y 59 años de edad. Sin embargo, la tasa de mortalidad más alta se da en las mujeres mayores de 60 años.

Más de 60% de los casos diagnosticados se detectan tardíamente, lo cual implica tratamientos más caros y menores probabilidades de recuperación y supervivencia.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad