Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ya es inminente la 'guerra comercial' entre EU y China

Este viernes intercambiarán aranceles por valor de 34 mil mdd.
China y EU
China y EU - (Foto: iStock by Getty Images)

China y Estados Unidos, las dos principales economías del mundo, intercambiarán represalias comerciales este viernes al imponerse mutuamente nuevos aranceles por un valor de 34,000 millones de dólares (mdd), en las primeras medidas de lo que puede convertirse en un ciclo de sanciones en serie.

Recomendamos:  1 buena y 2 malas para México ante el conflicto EU-China

Las anticipadas medidas ya han desestabilizado los mercados y han provocado advertencias de las empresas sobre el daño a sus balances generales y los precios más altos para los consumidores.

Una encuesta publicada el jueves mostró que el sector de servicios de Estados Unidos ya sufre por los pleitos comerciales internacionales, debido a que las medidas tarifarias encarecen costos y afectan la cadena de producción.

"Empezamos a ver signos de inflación, no muy severa pero inflación al fin", dijo Anthony Nieves, del instituto empresarial IMS.

Recomendamos:  EU amaga otra vez a China con nuevos aranceles

Publicidad

El presidente estadounidense, Donald Trump, y sus asesores argumentan que los aranceles son necesarios para presionar a China para que abandone las prácticas desleales como robar propiedad intelectual y forzar a las empresas estadounidenses a entregar tecnología valiosa.

Beijing niega que esté equivocado y dice que está listo para pelear una guerra comercial hasta el final.

"Estados Unidos abrirá fuego contra todo el mundo y también abrirá fuego contra sí mismo”, dijo a periodistas el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, este jueves.

Leer:  Empresarios piden a los candidatos que impulsen un TLC México-China

Advirtió que los aranceles estadounidenses perjudicarán a las compañías extranjeras que exportan productos desde China a Estados Unidos.

La disputa por la tecnología está apuntalada por los señalamientos de Trump contra el déficit estadounidense por 375,000 mdd en el comercio de bienes con China.

Pero después de tres rondas de negociaciones entre las dos partes, incluida una promesa china de aumentar significativamente las compras de productos estadounidenses, Trump decidió seguir adelante con los aranceles.

El choque con China se produce a medida que el gobierno de Trump también pelea por el comercio con aliados estadounidenses como Canadá y la Unión Europea.

Recomendamos:  EU impone a China aranceles de 25%

Los aranceles estadounidenses sobre las importaciones de acero y aluminio han provocado medidas de represalia contra exportaciones estadounidenses por miles de millones de dólares. Trump ha aumentado la tensión al amenazar con nuevos aranceles sobre automóviles.

Amenaza económica

Economistas han advertido por meses el daño potencial que el proteccionismo de Trump puede causar al comercio y la economía mundial. Esa política puede elevar precios y afectar a las cadenas de distribución internacionales.

Sin embargo, Washington ha dado poco crédito a estas preocupaciones. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo que las advertencias son "prematuras y probablemente muy imprecisas".

Leer:  EU se queja de que México, Canadá y China han abusado en comercio agrícola

Pero los empresarios estadounidenses alertan enérgicamente sobre los perjuicios a los que dicen estar expuesto.

La influyente Cámara de Comercio de Estados Unidos exigió a Trump a reconsiderar sus acciones. Argumentó que las tarifas ahora afectaban a exportaciones equivalentes a 75,000 mdd y ponen en riesgo miles de puestos de trabajo.

Mientras Trump alardea con anuncios de creación de trabajo en plantas de acero a causa de las tarifas, las industrias manufactureras advierten que muchos más empleos se perderán en compañías automotrices, de autopartes, electrodomésticos y otros bienes que dependen de componentes importados.

Un estudio dice que podrían perderse unos 400,000 empleos.

Recomendamos:  Las negociaciones comerciales China-EU y sus alcances reales

Harley Davidson, la icónica marca estadounidense de motocicletas, anunció que planea mudar parte de su producción fuera del país para eludir las tarifas que la Unión Europea aplicará en represalia. Esa determinación convirtió a la empresa en blanco de ataques de Trump.

Harley Davidson no está sola. Otras compañías dicen que la incertidumbre demora sus planes de inversión, según una encuesta de la agrupación empresarial Institute for Supply Management.
China "no disparará primero"

Los aranceles estadounidenses sobre China que entran en vigor este viernes apuntan a más de 800 artículos diferentes, que incluyen maquinaria industrial, dispositivos médicos y repuestos de automóviles. Beijing planea contraatacar con impuestos sobre 545 productos estadounidenses como camionetas SUVs, carne y mariscos.

Leer:  China le hace un favor al TLCAN

Se espera que las medidas estadounidense entren en vigor primero, poco después de la medianoche de (hora del este) este viernes. Eso es alrededor del mediodía en Beijing, y el gobierno chino esperará hasta ese momento para tomar represalias, ya que “nunca lanzará el primer disparo, pero se verá obligado a devolver el golpe”, dijo Gao.

Estados Unidos también seguirá adelante con los aranceles sobre otros 16,000 millones de dólares en exportaciones chinas más adelante en el verano, y China ha prometido tomar represalias contra productos estadounidenses por igual valor.
Economistas dicen que si los aranceles se detienen allí, el impacto sobre ambas economías será pequeño.

Pero Trump ha dicho que su gobierno responderá a las represalias de Beijing con aranceles sobre hasta 400,000 millones de dólares en productos chinos, lo que incrementa las posibilidades de que las represalias ojo por ojo empeoren.

Recomendamos:  China autoriza la inversión automotriz 100% extranjera

Por el momento, analistas dicen que es difícil que alguna de las partes retroceda.

"Al amenazar acciones unilaterales sin tener aliados y sin reducir la discordia doméstica por el comercio, el gobierno de Trump ha invitado a China a tomar una postura firme”, dijo Scott Kennedy, director del Proyecto de Economía y Negocios Chinos del Center for Strategic and International Studies.

"El gobierno de Trump también cree que iniciar una guerra comercial está en sus intereses; la economía de Estados Unidos es lo suficientemente fuerte como para soportar complicaciones en comercio, la posición política interna del presidente es más fuerte que nunca entre los republicanos y presionar más fuerte a China en comercio podría ayudar a restablecer la credibilidad de Estados Unidos sobre otros asuntos”, agregó.

¿Quién puede soportar más daño?

Las dos gigantescas economías parecen listas para ver qué lado puede soportar más dolor. El daño también podría extenderse a otras economías, perjudicando la confianza de las empresas e impulsando a las compañías a retrasar las inversiones.

Leer:  El impacto de los aranceles de EU será limitado para la economía de China

Para la Casa Blanca, la fortaleza de la economía de Estados Unidos permitirá superar el trance mucho mejor que sus rivales aun cuando el conflicto se agrave más.

Pero economistas también dicen que el crecimiento de las dos economías puede estar ya empezando a perder fuerza y elevan los riesgos.

Los temores sobre el impacto del conflicto comercial han sacudido a los mercados en todo el mundo, y las acciones y divisas de China han estado bajo una presión particular en las últimas semanas.

Recomendamos:  10 compañías de EU ‘culpables’ del déficit comercial con China

Kennedy cree que el entusiasmo del gobierno de Trump por el conflicto “se erosionará a medida que las consecuencias económicas y las consecuencias políticas de una guerra comercial comiencen a afianzarse. En ese punto, Estados Unidos estará más interesado en las negociaciones, y la parte china también querrá venir a la mesa”.

Pero llegar a un acuerdo aceptable para ambas partes será difícil. Por ejemplo, el gobierno de Estados Unidos quiere que China restrinja los subsidios gubernamentales para políticas como “Hecho en China 2025”, que busca inyectar cientos de miles de millones de dólares en industrias como la robótica, los autos eléctricos y los chips de computadora con el objetivo de convertirse en un líder global.

Analistas dicen que es poco probable que China ceda en esos planes, que considera cruciales para el desarrollo de su enorme economía.

Leer:  Trump justifica los inminentes aranceles a China: 'no teníamos opción'

"Todavía me resulta difícil creer que el gobierno de Trump pueda desarrollar y negociar un paquete global con China que realmente se sostenga. Y entonces esperaría que las dos partes busquen algún tipo de acuerdo para salvar las apariencias, que se vea bien en el papel, pero que no perdure”, dijo Kennedy.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad