Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Europa revive la polémica sobre el uso del glifosato en la agricultura

Un juez de la Unión Europea ordena que se abra completa la información de un estudio.
Tractor que aplica fertilizantes
Foto: iStock

LUXEMBURGO.- La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) debe divulgar detalles de los estudios realizados sobre la toxicidad y las propiedades cancerígenas del glifosato, dictaminaron los jueces de la Unión Europea el jueves.

En un comunicado, el Tribunal General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dijo que el interés del público en revisar la información relacionada no solo se refiere a conocer las emisiones al medio ambiente, sino también a la comprensión del impacto de dichas emisiones.

Leer: La Unión Europea prolonga 5 años la licencia del herbicida glifosato

Los jueces anularon dos decisiones de la EFSA para rehusarse a difundir los detalles de los estudios sobre el producto, que según los activistas debe prohibirse. Los dos casos fueron presentados por miembros de partidos verdes del Parlamento Europeo, entre otros.

“La EFSA da la bienvenida a la decisión”, dijo el portavoz de la agencia en un comunicado. “Este caso y la decisión del Tribunal es importante porque proporciona orientación para la EFSA y otros encargados de interpretar la legislación de la Unión Europea sobre la disponibilidad al público de los documentos”.

Sospechas de que causa cáncer

Publicidad

El glifosato fue desarrollado por Monsanto, propiedad de Bayer, bajo la marca Roundup. Ahora está fuera de patente y lo comercializan otros grupos en todo el mundo, incluidos Dow Agrosciences y la alemana BASF.

Recomendamos: Improbable que glifosato cause cáncer: ONU

La inquietud sobre la seguridad de su uso en la alimentación se disparó cuando una agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó en 2015 que probablemente cause cáncer.

En 2017, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se comprometió a prohibir el glifosato en su país dentro de tres años, con lo que rechaza la decisión de la Unión Europea de extender su uso por cinco años.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad