Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inicio de Operaciones VS Nuevas Inversiones

Una marcada diferencia
Mauricio Kuri
Mauricio Kuri - (Foto: Especial)

Uno de los termómetros mas claros que nos permite sentir el dinamismo que está mostrando la industria automotriz en un país, es la construcción de nuevas inversiones. Sin embargo desde que inició la actual administración, solamente hemos escuchado de aperturas o ampliaciones a inversiones que se anunciaron originalmente en la administración anterior, lo que enciende los focos amarillos sobre la capacidad para atraer nuevas inversiones a México.

Quizá la labor más difícil para las armadoras que operan en nuestra nación, es el convencer a sus casas matrices sobre la atracción de nuevas inversiones que permitan ampliar la capacidad instalada existente, lo que genere un aumento real del empleo.

Otra opción para atraer nuevas inversiones, no menos difícil, es cuando la armadora decide invertir para mantener la capacidad instalada con la que ya opera en el país. Esto puede suceder de dos formas:

Publicidad

La primera, es al cambiar de diseño, cuando es renovada la plataforma del vehículo que se ha venido produciendo y se decide continuar con la manufactura de ese modelo, pero con la nueva arquitectura.

La segunda, es cuando la armadora  decide producir otro modelo o plataforma diferente sobre la misma línea de producción, estas opciones de atracción de Inversión Extranjera Directa, también son inversiones multimillonarias que brindarán certidumbre en el largo plazo, manteniendo los empleos ya existentes.

Sin embargo en el último año, los anuncios han sido prácticamente nulos, ya que las aperturas de las instalaciones de Nissan en Aguascalientes, Honda y Mazda en Guanajuato, así cómo la próxima apertura de la planta de Audi en Puebla, son inversiones que se consiguieron en la administración anterior.

Es cierto que mucho se ha hablado de la posibilidad de nuevas plantas de BMW y Hyundai, pero el hecho es que hasta este momento, los anuncios no se han confirmado, lo que pone en entredicho la capacidad de gestión para la atracción a nuestro país de nuevas inversiones.

Los números que resultarán de las nuevas plantas que iniciaron operaciones al final de 2013 e inicio de 2014, y que reiteramos, fueron inversiones conseguidas antes del inicio del actual Gobierno, consolidarán a México como el 8o productor a nivel mundial de vehículos de pasajeros y camionetas, por lo que de no lograrse nuevas inversiones en el transcurso de la actual administración, en este momento no se observa cómo una presión para el Gobierno Federal.

Sin embargo  si analizamos el ritmo de anuncios de atracción de nuevas inversiones con el que inició y se mantuvo la administración anterior, podemos pensar que esto ya es un tema que habrá que atender y de manera inmediata.

Así cómo el Gobierno de Vicente Fox generó una inercia positiva para la atracción de inversiones automotrices y que se capitalizó de manera importante en el periodo de Felipe Calderón, ahora podemos tener el efecto contrario y detener esta inercia puede costarle caro al país, creando un estancamiento en el sector, al final de la actual administración.

Pareciera que toda la atención del Gobierno Federal y del Congreso de la Unión está enfocada a generar la atracción de inversiones en dos ramas de la economía, la Energía y las Telecomunicaciones, lo cual de lograrse será positivo. Sin embargo no deben olvidar que el sector automotriz es el más importante en términos de generación de divisas netas y generación de empleos bien remunerados, por lo que se debe mantener un enfoque multi-temático que no descuide a los sectores en medio de la negociación de las reformas, que han convertido en mono-temática la agenda económica.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad