Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Presionan armadoras a mejorar comercio México-Brasil

Prevén que los acuerdos existentes puedan extenderse a los vehículos pesados y camiones
ingenieros automotriz
ingenieros automotriz - (Foto: Flickr)

Firmas automotrices brasileñas y mexicanas acordaron apremiar de forma conjunta a sus respectivos gobiernos para aumentar el comercio automotriz entre los dos mayores productores de América Latina, señalan fuentes del sector.

Las empresas automotrices de ambas naciones prevén que los acuerdos existentes puedan extenderse a los vehículos pesados y camiones, según declararon a Notimex dichas fuentes.

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (ANFAVEA), Luiz Moan Yabuki, el mayor lobby automotriz del país, dijo a Notimex tras un viaje a México la semana pasada que su organización mantuvo “reuniones muy positivas” con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Publicidad

“La reunión en México fue muy bien. Estuvo presente la ANFAVEA, la AMIA y la argentina Adefa, Asociación de Fábricas de Automotores. Nosotros como sector privado defendemos el libre comercio”, explicó.

De esta forma se refería a las negociaciones entre las partes –todas del sector privado- para apremiar a sus respectivos países, con el objetivo de expandir tanto como sea posible el comercio de autos y autopartes, sobre todo entre México y Brasil, los dos mayores productores del continente latinoamericano.

A pedido de Brasil, el comercio entre los dos países está sujeto desde 2012 a cuotas de importación de vehículos y autopartes fabricados en México, al ser estos mucho más competitivos que sus homólogos brasileños.

El monto de las cuotas es de mil 640 millones de dólares entre marzo de 2014 a marzo de 2015, y superadas las importaciones de automóviles o autopartes mexicanas por ese importe en ese período se aplica un impuesto del 30 por ciento.

Los acuerdos bilaterales firmados estipulan que el pacto va hasta marzo de 2015, y después teóricamente los dos países deben volver al libre comercio.

Pero esta situación es improbable por la crisis que vive el sector automotriz en Brasil, donde la producción cayó 16 por ciento de enero a octubre de este año y las ventas disminuyeron en torno al 9.0 por ciento.

Es por ello que los sectores privados comenzaron a movilizarse para lograr una posición común y apremiar a los gobiernos ante la ronda de negociaciones que se debe celebrar en los próximos meses.

“Nosotros defendemos el libro comercio. Pero quienes tienen que decidir son los gobiernos en sus negociaciones”, dijo Moan, en entrevista en Sao Paulo, y señaló que la voluntad de las montadoras brasileñas es extender al máximo la cooperación con México.

“Queremos expandir la cooperación en tres áreas: la importación de más piezas hechas en México, la exportación de más autopartes a México] y el incremento del comercio de autos”, agregó la fuente.

Por otra parte, la cooperación que hasta ahora se lleva a cabo en materia de automóviles puede ser replicada al sector de los vehículos pesados y los camiones, según reveló Moan.

El empresario brasileño también mantuvo reuniones en México con la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

“Percibimos que hay potencial en todas las fases y complementariedad en la producción y en las cadenas, por lo que hemos acordado tener una nueva reunión en mayo para definir una postura común”, explicó.

En un marco de recesión técnica de la economía y de un crecimiento casi plano para este año (0.3 por ciento del Producto Interior Bruto, según el Fondo Monetario Internacional), el sector industrial brasileño –con el automotriz a la cabeza-, sufrió un retroceso de la actividad productiva y las ventas.

Desde inicios de 2014, se han perdido 12 mil puestos de trabajo directos en Brasil, según datos de la ANFAVEA, mientras el país cedió a favor de México la plaza de mayor productor de vehículos de América Latina de junio a septiembre, una situación inédita hasta la fecha.

“Ello es consecuencia de un primer semestre de 2014 muy malo. Hubo muchos días de fiesta por la Copa del Mundo y estábamos en un año electoral. En el primer semestre las ventas cayeron 7.6 por ciento y la producción 16.8 por ciento”, dijo Moan.

Ante esta situación, recordó con ironía que “tiene el pasaporte listo para viajar cuando sea necesario”, en referencia a la voluntad de aumentar las exportaciones de autos y autopartes brasileñas en todo el mundo tanto como sea posible.

“Las características de Brasil hacen que los productores privilegien el mercado interno, que es grande por una cada vez mayor población con poder adquisitivo. Pero queremos profundizar el comercio con México y con toda América Latina. Incluso con África”, dijo.

*Información de Notimex

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad