Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las ventajas de un título y una maleta

Quienes estudian en el extranjero ganan salarios hasta 30% más altos.
estudiante global
estudiante global - (Foto: Shutterstock)

Nota del editor: El artículo completo lo puedes consultar en la  edición 258  de la revista Manufactura, Especial de Innovación, correspondiente a junio de 2017.

En 2015, poco más de 8,000 ingenieros mexicanos –de un grupo de 27,000– tomaron la decisión de estudiar en universidades extranjeras. Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, España y Canadá fueron los destinos más cotizados.
 

Los datos son de la encuesta realizada por la Alianza para la Formación e Investigación en Infraestructura para el Desarrollo de México (FiiDEM), en la que los profesionales indicaron que la idea de migrar tuvo origen en tres razones fundamentales: “La calidad académica es mejor en universidades foráneas, tener la experiencia de vivir en el exterior y la posibilidad de conseguir empleo en un país distinto al de origen”, explica el presidente de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros (UMAI), Gustavo Arvizu Lara.

A estas respuestas se une el valor profesional que conlleva el desarrollarse en contextos distintos al mexicano, añade María Elena Barrera, directora general del Consejo de Acreditación de la Enseñanza en la Ingeniería (Cacei).

Publicidad

Leer:  Ingenieros mexicanos fabrican auto eléctrico de carga

Cifras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) indican que en 2016 se otorgaron 626 becas a ingenieros nacionales para cursar algún posgrado en el exterior. La Universidad Politécnica de Cataluña en España (75 becarios), la de Sheffield (70) y la de Manchester (49), ambas en Inglaterra, fueron las más solicitadas. 

Ventajas de migrar

El estudio ‘The 2016 Year-End Poll of Employers’, elaborado por la organización internacional de escuelas de negocios, Graduate Management Admission Council, refiere que para 96% de las compañías multinacionales encuestadas, los profesionistas que demuestran experiencia académica en el extranjero tienen una mayor proyección en el mercado laboral. Lo que incluye un mejor posicionamiento en el organigrama empresarial y, por ende, son acreedores a sueldos más competitivos.

Leer:  Obsoleta, la ingeniería automotriz clásica

Análisis salariales realizados en los últimos meses por la consultora de recursos humanos Page Group y la empresa de reclutamiento Adecco, muestran que los ingresos económicos para áreas de ingeniería oscilan –en promedio– entre 40,000 y 80,000 pesos mensuales, cifra que llega a elevarse hasta en 30% cuando el profesional realiza un posgrado en el exterior, según la ‘Evaluación de impacto del programa de formación de científicos y tecnólogos’ del Conacyt.

De hecho, se confirma en el documento, los ingenieros son los que mayor salario perciben en comparación con todos los ex becarios: sus ingresos llegan a duplicar el de un profesional en el área de humanidades, los peores pagados.

A pesar de esto, salir no es para todo el mundo: la encuesta de la Alianza FiiDEM, retomada por Arvizu Lara, revela que para 70% de los egresados, el nivel escolar interno es de los mejores. María Elena Barrera concuerda con ello: “Tenemos 60 programas de ingeniería con reconocimiento internacional, no sólo por Estados Unidos, sino también por la Unión Europea, lo que se traduce en esquemas de muy alta calidad”.

Leer:  Así están pagadas las ingenierías en 2017

Pero quedarse en México no parece tan buena idea. En la evaluación realizada por el Conacyt se menciona que las tasas más altas de desempleo se encuentran entre los ex becarios de maestría (16.2%) y doctorado (12%) nacionales, en comparación con el 6.7% de maestría y 7.4% de doctorado en el extranjero. Respecto a los ingenieros, 15% de los que recibieron apoyo económico para estudiar en el exterior están desocupados, frente al 20% de los que decidieron quedarse en el país.

En este sentido, la directora general del Consejo de Acreditación de la Enseñanza en la Ingeniería lamenta que en nuestro país la empleabilidad no sea lo suficientemente atractiva, por lo que recomienda desarrollar iniciativas, como la de General Electric (GE), para favorecer la incorporación de egresados al sector productivo.

“Tenemos una muy buena relación con Conacyt y las principales dadoras de becas a ingenieros, por lo que publicamos nuestras oportunidades laborales en la bolsa de trabajo de estos organismos y así facilitar la empleabilidad del talento mexicano recién llegado del exterior”, explica Nicole Wallentin, gerente de Reclutamiento de Talento en Latinoamérica para el grupo estadounidense.

Leer:  Industria automotriz busca ingenieros más humanos

¿Por qué no regresan?

Aunque para otros la historia es distinta. Manuel Piñuela Rangel, de 33 años, también optó por una universidad en el extranjero para continuar con sus estudios académicos. En 2009, este egresado de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cursó un doctorado en el Imperial College de Londres, donde creó un sistema que recicla energía y la transmite de manera inalámbrica, que no sólo le sirvió para graduarse, sino también para cautivar a Lord Paul Drayson –ministro de las carteras de Defensa y de Ciencia e Innovación en los gobiernos de Tony Blair y Gordon Brown, respectivamente–, quien le propuso cofundar una compañía y comercializar el producto.

“Mi idea siempre fue salir del país y adquirir conocimiento (…) Si me hubiera quedado en México, habría sido muy difícil encontrar a alguien que quisiera invertir en mi tecnología a tan temprana edad”, refiere el mexicano que, desde 2013, funge como Chief Technologie Officer (CTO) de Drayson Technologies, empresa que hasta ahora ha levantado 36.6 millones de dólares en tres rondas de inversión.

Leer:  Las matemáticas ¿un ‘coco’ para la ingeniería?

A casi ocho años de radicar en Londres y a cuatro de desempeño empresarial, Piñuela Rangel forma parte del 5% de mexicanos que, tras estudiar en el extranjero, ahora vive y trabaja en un país distinto al de origen, según el Conacyt: “Mi plan nunca ha sido regresar a México y aunque estoy viajando mucho a diferentes ciudades del país, el negocio sigue requiriéndome en Londres; por ahora lo que buscamos es crecer en Latinoamérica”, afirma el ingeniero que ha colaborado activamente en la apertura de tres filiales de la compañía: Londres, Oxford y Silicon Valley. Y, desde 2015, en la de Latinoamérica, con sede en la Ciudad de México.

¿Qué busca el mercado?

Respecto a las exigencias del mercado laboral en México, Elizabeth Paullada, directora de Page Personnel y Page Interim, divisiones para reclutamiento de mandos intermedios y para contratos por tiempo definido, respectivamente, de la consultora Page Group, asegura que las empresas en México están buscando individuos especializados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que si bien son áreas que se encuentran en el país, compañías como AT&T prefieren profesionales con certificaciones a nivel internacional debido a la expertiz de los programas:

Leer:  Promesas de la ingeniería mexicana: Pablo Vidal

“Todo depende de lo que el ingeniero quiera hacer. Si desea volverse experto en tecnología conocida como out-of-the-box (soluciones distintas a las ya existentes), los destinos serán Europa Central, Estados Unidos, Canadá, China o Rusia. Mientras que en India, España, Brasil, Colombia y Chile podrá especializarse en la mejora de herramientas que ya se encuentran en el mercado”, indica Luis Silva, vicepresidente de Recursos Humanos de AT&T México.

Tal es el caso de Alexandro Mireles, ingeniero en Electrónica y Comunicaciones, quien desempeña el cargo de Business Solution Deputy Director dentro de la empresa de telecomunicaciones y cuenta con certificaciones internacionales por parte de la consultora 280 Group, con sede en California, Estados Unidos.

Así como Erik Armas, que gracias a sus estudios de Forense en sistemas de cómputo, realizados en Reino Unido, actualmente ocupa el cargo de Director Ejecutivo de Seguridad de la Red de la multinacional. En este puesto, el ingeniero pone en práctica sus conocimientos adquiridos en el extranjero para minimizar el riesgo a nivel lógico y físico de la empresa, detallan en AT&T.

Leer:  Promesas de la ingeniería mexicana: Nabila Isabel Padilla

Pero el sector exige algo más: habilidades de management. “Las compañías están dispuestas a pagar hasta un 30% más del sueldo base por un ingeniero que, además de ser experto en su área, tenga capacidad de liderar equipos de 15 o 20 personas, de negociar y con conocimientos financieros y de banca”, refiere la directiva de Page Group.

Con esto concuerda desde GE Wallentin, quien afirma contratar a profesionales con conocimientos técnicos bien cimentados, pero con habilidades de liderazgo, estudios en finanzas y negocios y dispuestos a tomar riesgos y enfrentar desafíos con creatividad, características que principalmente ha encontrado en las personas que optan por desarrollarse en el extranjero.

“Los individuos que estudian fuera se caracterizan por el hambre de seguir creciendo, es gente que se vuelve especialista en su sector. El haber estado en un ambiente multicultural les permite ser más competitivos: son ellos los que nos interesan”, concluye. 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad