Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Juegos mecánicos, la industria sin rostro

No se tiene datos de cuál es su potencial, sólo sabemos que siempre tendrán niños que divertir
rueda de la fortuna
rueda de la fortuna - (Foto: .)
Los fabricantes de juegos mecánicos son una industria sin rosto y sin datos de cuál es el potencial de crecimiento y de venta. Se pueden contar un centenar en México, que desde hace décadas han dado alegría y felicidad a niños y adultos.
 
“Fabrico desde una resbaladilla hasta una pista de carros chocones y lo que no existe lo invento”, asegura Alejandro Rojas Ramírez, director general de Parques Mecánicos.
Publicidad
 
El empresario cuenta que la fabricación de juegos mecánicos la inició de la mano con su padre hace más de cuatro décadas en la zona metropolitana de Guadalajara, y ahora busca consolidarlo en México y el extranjero.
 
“Sin embargo, no todos los días vendo un juego mecánico, realmente no sé cómo vivo de este negocio que ha sido rentable”, expone.
 
En este momento, construyo 4 carpas temáticas para una zona comercial conocida como Bugambilias, donde acuden todos los días las familias más adineradas de Jalisco. Pero desde hace varios meses no he hecho una rueda de la fortuna.
 
Parques Mecánicos hace juegos para todas las clases sociales, así como para restaurantes, centros comerciales, ferias populares, e incluso, ya se exportan.
 
“Mi compañía le puede competir directamente a empresas italianas y estadounidenses. Nosotros damos un precio más bajo y los clientes no pagan un excesivo precio de transporte de los juegos mecánicos”.
Por ejemplo, los estadounidenses prefieren un toro mecánico, cuyo costo es de 120 mil pesos, en lugar de adquirir ese mismo equipo con una empresa de Estados Unidos en 240 mil pesos.
 
Además, "construyo columpios, te cuesta desde de 3 mil pesos, una resbaladilla de 2 mil 700 pesos, hasta canoas –dragones- de 2.8 millones de pesos y ruedas de la fortuna de 1.8 millones de pesos.
 
El empresario detalla que también ha fabricado carruseles de caballos con un precio de 28 mil pesos y 10 mil para casa, "donde bien pueden ir seis niños".
 
“No vendo jitomates ni pepinos que se echen a perder, sino metales que duran 50 años y puede ser vendidos por los nietos”, declara el jalisciense, que dejó a un lado la licenciatura de ciencias de la comunicación.
 
Según el empresario, no son la única empresa en el occidente del país, existen como una docena más que no han tenido la visión de negocio y no se publicitan a través de internet.
 
Anualmente en México se realizan cerca de dos mil 466 ferias, donde destacan la Feria del Caballo en Texcoco y la Feria de San Marcos en Aguascalientes, según la Asociación de Ferias y Fiestas Populares Mexicanas (Asonafe).
 
Cambian juegos por terrenos
 
“Nosotros compramos juegos mecánicos usados, es decir damos a cambio una camioneta o terrenos a empresas”, dijo Julio Cesar Díaz Martínez, socio y fundador de Atracciones Díaz, una compañía que opera en el estado de Nuevo León.
 
En el país existen varios fabricantes de un sinfin de juegos que van desde ruedas de la fortuna, trenes, carros chocones, hasta carruseles, kamikaze, twister, ciclope, mega drop, himalaya, motos voladoras, sillas alpinas, "sin embargo los que nosotros utilizamos son de segunda mano", menciona Díaz Martínez.
 
La instalación de juegos mecánicos se concentra normalmente en frente de mercados, iglesias, parques, así como zonas de alta concentración poblacional.
 
El precio promedio para subirse a uno de los juegos mecánicos va de los 10 pesos hasta los 15, dice el micro empresario.
 
Entre las empresas dedicadas la renta y fabricación de juegos mecánicos en la república mexicana se encuentran: Juegos Mecánicos y Atracciones Díaz, Atracciones Fiesta Carnaval, Grupo García, Atracciones Carlón, Diversiones Morales López, Atracciones Roca, así como Parques Mecánicos.
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad