Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Desafíos para la minería en América Latina

Estabilidad política, conflictos sociales y laborales, son algunos de ellos
Miner�a, minas, metales,
Miner�a, minas, metales, - (Foto: Photos to go)

La industria minera enfrenta desafíos importantes para los próximos años, al considerar que los precios de los metales más importantes no mostrarán una recuperación comparable con los años de bonanza. 

Los retos que enfrenta el sector minero estarán enfocados en maximizar el retorno de la inversión de los accionistas, mediante un control estricto de los costos que genere mayor productividad por medio de la innovación tecnológica. Lo que se pretende es contrarrestar el alza en el precio de los energéticos e insumos principales de producción.

Pero, a pesar de la disminución en la demanda de algunos metales, hay muestras de una recuperación económica mundial lenta, que permitirá continuar con niveles de producción aceptables. 

Publicidad

Ante la volatilidad en el precio de los metales, en 2014, las empresas mineras continuarán siendo cautelosas en la evaluación de nuevos proyectos de exploración o la reactivación de aquellos que fueron suspendidos anteriormente, en donde los factores determinantes serán, entre otros:

• Acceso a capitales

• Bajos costos

• Riesgo de inversión en construcción bajo

• Estabilidad operacional

• Riesgos políticos y regulatorios que no representen una amenaza para los inversionistas

El sector minero en América Latina

América Latina no está exenta de las tendencias y los retos que se presentan mundialmente en la industria minera, pero continuará siendo un destino muy importante y atractivo para los inversionistas. De hecho, países como México, Perú, Chile, Brasil y Colombia cuentan con un número relevante de compañías mineras locales y de inversión extranjera con importantes yacimientos de oro, plata, cobre y zinc, principalmente. 

Entre los retos que tiene la región, se encuentran aquellos asociados con estabilidad política, conflictos sociales y laborales, así como regulaciones gubernamentales y fiscales. Dichos aspectos son los que más podrían afectar la decisión de un inversionista para establecer un proyecto viable en un país determinado. Por ejemplo, el Congreso de la Unión de México acaba de avalar:

• La aprobación de un derecho especial a los titulares de las concesiones y las asignaciones mineras por la producción de minerales y sustancias de 7.5% a la diferencia positiva que resulte de disminuir de los ingresos derivados de la enajenación o venta de la actividad extractiva, la deducciones permitidas en la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR)

• El incremento adicional en los derechos de concesión por la no exploración o explotación en un periodo de dos años consecutivos antes del onceavo año de la expedición del título

• Un derecho extraordinario de minería de 0.5% sobre los ingresos derivados de la venta de oro, plata y platino

¿Cómo afecta a México el cambio de regulación?

1. La implantación de este tipo de derechos desincentivará la inversión en México para proyectos nuevos o existentes

2. Las empresas junior con problemas de capital tendrán que buscar alternativas de financiamiento que permitan su supervivencia

3. Se reducirá el retorno de la inversión de los accionistas

De esta forma, los inversionistas buscarán otros países que presenten un marco regulatorio, político, económico, social, fiscal y de acceso a capitales que sean estables y atractivos.

En Perú hay un potencial de proyectos mineros muy importante, especialmente en el sector del cobre, con costos de energía competitivos con relación a otros países de la región, y que pueden hacerlo atractivo para la inversión extranjera. Sin embargo, es importante destacar que los inversionistas buscarán aquellos países cuya estabilidad represente el menor riesgo para su inversión.

Retos de la industria a corto y mediano plazo

Ante un mercado de precios inestables y con signos de recuperación lentos en el corto plazo, los retos que tienen los países de América Latina actualmente, consisten en mantener la competitividad con relación a otras economías; y para el mediano y largo plazo, preparar el camino para continuar siendo un destino de inversión importante dentro del sector minero, que permita la generación de mayores empleos e ingresos para las economías de los países con gran potencial.

Los gobiernos y los distintos actores políticos y sociales, así como las empresas deberán buscar los mecanismos que permitan llegar a acuerdos que establezcan marcos regulatorios, políticos, económicos, sociales, fiscales y de acceso a capitales estables y atractivos para los inversionistas, ya que éstos, sin duda, buscarán aquellos países que presenten los proyectos mineros con mayor potencial y con el menor riesgo para su inversión.

El autor es socio de Sostenibilidad de KPMG en México

 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad