Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cerveza artesanal, la 2a bebida favorita

El crecimiento de su consumo anticipa un futuro positivo, pero enfrenta limitantes: Deloitte.
producci�n de cerveza
producci�n de cerveza - (Foto: Shutterstock)

Por su sabor, su originalidad y su prestigio, la cerveza artesanal se ha convertido en un producto gourmet que cada vez más gana popularidad entre los mexicanos, al grado de que se ha convertido en la segunda bebida alcohólica preferida por los consumidores.

Leer:  México ya es el 4o productor mundial de cerveza

Así lo refiere una encuesta elaborada por la empresa consultora Deloitte y publicado en el reporte recién publicado La cerveza artesanal, una experiencia multisensorial.

En el documento se destaca que la cerveza industrial tiene el primer sitio con 53% de la preferencia entre los encuestados, seguido de la artesanal, con 14%; mientras que los tercero y cuarto lugares fueron ocupados por el tequila, con 10%, y el whisky, con 7%. El resto de las respuestas se repartió entre otras bebidas. 

La encuesta se aplicó en forma directa a 503 participantes, procedentes de la Ciudad de México y el área metropolitana, así como de las ciudades de Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Querétaro.

Leer:  Grandes cerveceras hacen alianza con artesanales

Publicidad

Estas tendencias de consumo se refuerzan con las cifras de montos de comercialización las cuales muestran que, para este año, se prevé que las ventas de este segmento cerrarán en 166,069 hectolitros, lo que significará un aumento de 59% en relación con lo vendido en 2016.

De esta forma, las empresas de cerveza artesanal acumulan un lapso de siete años de crecimiento sostenido, muy lejos de los 10,594 hectolitros que se produjeron en 2011 a nivel nacional, esto es solo una porción de 6% respecto de la estimación para 2017.

Una combinación de factores han contribuido a este proceso. Uno de ellos fue legal, con la resolución de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) acerca de prohibir la exclusividad en la distribución de cervezas en el mercado nacional.

Leer:  Le tienden la mano a Trump, mejor dicho… una cerveza

Pero también ha influido el surgimiento de nuevos jugadores —como Minerva y Primus— y la creación de formatos diferentes de ventas como bares especializados, cervecerías-restaurantes y fábricas con sus propios bares, que despertaron la curiosidad del consumidor.

Los frenos

En este sentido, el mercado de la cerveza artesanal en México anticipa un futuro prometedor, sin embargo existen varios desafíos a superar para continuar con su auge y ganar más mercado entre los consumidores.

Uno de ellos es la carga fiscal, ya que la cerveza industrial paga impuestos equivalentes a 3.50 peos por litro, mientras que la artesanal debe cubrir entre 10 y 12 pesos por litro, refiere el estudio de Deloitte.

Leer:  Minerva apuesta por refrescos artesanales

Esta diferencia obedece a que el Impuestos Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) grava a la cerveza en general con 26.5% sobre el precio de venta. Sin embargo, como se sabe, la bebida artesanal tiene un precio mayor que la cerveza industrial, que oscila entre 60 y 120 pesos.

Otro desafío son los costos de producción, debido a que los ingredientes, los procesos de preparación y menor escala de producción elevan los gastos de los cerveceros artesanales, lo que se ve reflejado en los precios finales. Así por empleo, una caja de cerveza industrial, de 24 botellas, cuesta 298 pesos aproximadamente, mientras que una artesanal puede venderse a 700 pesos.

El tercer aspecto que puede frenar a la producción artesanal es la disponibilidad de los insumos, ya que la malta, las lavaduras y los lúpulos son importados de Europa o Estados Unidos, explica Deloitte.

Leer:  Grupo Modelo desarrolla en México nuevas variedades de cebada

De ahí la importancia de que México cuente con una maltera independiente, que pueda atender a los pequeños fabricantes, pues la mayoría de los insumos producidos en el país se destinan a la cerveza industrial.

Por último, es necesario reforzar al sector con una regulación oficial mexicana que sirva para establecer estándares de calidad específicos y que se conforme un Consejo Regulador para supervisar a las empresas, concluye el documento.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad