Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Salar de Atacama es el escenario de la ‘guerra del litio’

Albemarle y SQM se disputan la extracción del material; ambas se acusan de daños ambientales.
Salado de Atacama en Chile
Salado de Atacama en Chile - (Foto: Salado de Atacama / Foto: iStock.)

El Salar de Atacaba de Chile es el desierto más árido del mundo y por lo mismo constituye el lugar más rentable para la extracción del litio, un componente básico en la fabricación de baterías eléctricas para teléfonos celulares, computadoras portátiles y autos eléctricos, entre otros aparatos.

La extracción de este material ha colocado a la zona en el mapa de las inversiones tecnológicas a nivel mundial, pero también es el escenario de un conflicto entre la estadounidense Albemarle y la chilena SQM, los dos mayores productores globales de litio.

Leer:  La venta de autos eléctricos en el mundo despierta inquietudes

Publicidad

A inicios de este año, las dos empresas celebraron públicamente nuevos acuerdos con el Gobierno de Chile para aumentar la producción del componente y ambas compañías dijeron que podían aumentar significativamente la producción sin necesidad de una mayor cuota de salmuera rica en litio, o agua salada, que se ha acumulado por milenios en la cuenca.

"No veo ningún problema con nuestra capacidad de obtener (la salmuera) (...) hoy, mañana y durante todo el plazo de ese acuerdo", que termina en 2043, dijo en agosto a inversionistas el gerente general de Albemarle, Luke Kissam.

Pero una revisión hecha por Reuters a documentos presentados al regulador ambiental, la Superintendencia del Medio Ambiente de Chile, destaca la preocupación de Albemarle por la cantidad de salmuera que ha captado su competidor SQM y su eventual impacto en la producción futura del área.

Recomendamos:  Automotrices, a la caza del hidrógeno

En los documentos, que no han sido previamente divulgados , Albemarle expresa preocupación por una investigación realizada por autoridades chilenas en 2016, que descubrió que por varios años SQM usó más salmuera de lo autorizado en su permiso.

En abril de 2017,  Eduardo Bitrán, quien era entonces jefe de la agencia estatal de desarrollo Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), planteó dudas similares sobre la cantidad de salmuera que SQM había recibido y otras infracciones.

En una carta a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) , Bitrán escribió que las acciones de SQM representan un "severo riesgo" para el ecosistema del salar y sus reservas.

Leer:  El silicio puede ser la clave para lograr baterías de larga duración

El regulador ha dicho que SQM realizó cambios, sin autorización, en la forma en que hace seguimiento a los pozos, lo que dificulta la evaluación del impacto del bombeo de la compañía en los suministros de salmuera. 

Albemarle también tiene responsabilidad

SQM no ha confirmado el exceso. Pero durante casi dos años ha presentado cuatro planes al regulador para volver a estar en línea con las aprobaciones ambientales que, entre otras cosas, especifican cuánta salmuera puede bombear. El último, presentado en septiembre, aún no ha recibido una respuesta.

Sin embargo, SQM también ha señalado a su competidor Albemarle de haber sobreextraído salmuera y, en una comunicación al regulador chileno con fecha de abril del 2017 , cuestionó las acciones de su rival por el hecho de que podrían tener repercusiones en la disponibilidad de reservas. Albemarle declinó comentar a Reuters.

Recomendamos:  Tesla construirá la batería de litio más grande del mundo

SQM, controlada por Julio Ponce —un multimillonario chileno exyerno del dictador Augusto Pinochet—, dice que ya posee todo el recurso para producir más litio.

SQM declinó comentar sobre su pelea de agua con Albemarle, pero dijo a Reuters que sus presentaciones al regulador hablaron por sí mismas. Agregó que sus "conclusiones permiten indicar que no se compromete la sustentabilidad ambiental ni productiva en la cuenca del Salar de Atacama".

La disputa entre Albemarle y SQM se remonta a 2013, cuando inspectores gubernamentales visitaron las instalaciones de SQM y encontraron que árboles nativos de Algarrobo —que sobreviven gracias a los acuíferos subterráneos— perdían hojas y morían.

Leer:  Panasonic demuestra lo que pesan las sanciones comerciales de EU

"Una extracción de salmuera mayor a la permitida por SQM en el salar repercute en la disponibilidad de reservas en la cuenca para los demás titulares de proyectos", dijeron abogados de Rockwood Lithium —ahora Albemarle— en una presentación de marzo del 2017.

SQM devolvió el golpe al mes siguiente al decir al regulador que era "impresentable" que Albemarle se mostrara como defensor del medioambiente cuando reconoció excesos en su cuota de agua en 2008 y entre 2010-2012. Albemarle declinó comentar cuando Reuters preguntó si la información era correcta.

Se avecinan restricciones

El organismo público Corfo presentó en marzo un nuevo estudio sobre disponibilidad hídrica en el salar al regulador ambiental que encontró que salían más agua y salmuera del sistema a través del bombeo y la evaporación que la que regresaba a través de la lluvia y la nieve.

Recomendamos: Nissan quiere mejorar las baterías de litio

En la presentación, Corfo explicó que el estudio no pudo determinar cuál de las mineras de cobre o firmas de litio que operan en el salar era culpable del desequilibrio y dijo que esta incertidumbre era suficiente para que los reguladores tomaran medidas para restringir la extracción. Y el proceso ya está en marcha.

Reuters informó en agosto que el regulador ambiental de Chile preparaba restricciones a los nuevos derechos de agua en el Salar, en parte debido a la incertidumbre sobre la cantidad de extracción que puede soportar.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad