Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las Catrinas que se 'adueñan' del mundo

GALERÍA Estas peculiares muñecas hechas a mano han llegado a EU y a países de Europa.

Taller de Muñecas

Mu�eca 3

Mu�eca 3

-
Notimex
Mu�eca 4

Mu�eca 4

-
Notimex
Mu�eca 5

Mu�eca 5

-
Notimex
Mu�ecas 1

Mu�ecas 1

-
Notimex
Mu�eca 2

Mu�eca 2

-
Notimex

Desde hace más de 20 años Patricia Aguayo confecciona muñecas con rostros de Catrinas que llevan vestiduras representativas de los estados de Tabasco, Veracruz y Chiapas, así como algunas vestidas de China Poblana.

Publicidad

Leer:  Mientras haya niños, la industria mexicana del juguete tiene futuro

La creación de estas particulares figuras de tela, con grandes ojos y minúsculas bocas, había comenzado como un pasatiempo de Aguayo, pero con el tiempo comenzaron a llegar los pedidos y ahora las muñecas están en lugares como Alemania, Londres, Italia, Argentina y Chile.

Debido a sus elegantes trajes típicos, estas figuras han servido para curar la nostalgia de mexicanas que viven en el extranjero.

La artesana recordó que, a partir de que la primera muñeca viajara a Londres, mujeres tabasqueñas que viven en Europa empezaron a hacer pedidos. Su muñeca de China Poblana es muy solicitada en Estados Unidos así como las de Veracruz y Chiapas.

Algunas personas le han pedido muñecas de imágenes religiosas como la de la Virgen de Guadalupe.

Un proceso artesanal

Los cuerpos de las muñecas están hechos con tela de manta. Sus piernas, brazos y cabeza son colocados a mano para dotarles de movilidad. Los rostros, que asemejan a las típicas calaveritas de azúcar, son pintados por Aguayo.

Los cabellos multicolores son peinados con plancha y la mayor parte de los accesorios se hacen con pintura para tela, mientras que los vestuarios están elaborados con telas de diferentes texturas y colores.

Leer: Distroller lleva a España las ‘virgencitas’ y los muñecos ‘ksimeritos’

A decir de la artesana y de su familia, que también le ayuda en la fabricación, hacer cada muñeca requiere de un tiempo de elaboración de dos a tres días.

"Si me equivoco tengo que volver a hacerlas, por eso pongo mucho cuidado", aseguró Aguayo.

A tres años de que estas particulares figuras fueran comercializadas, el proceso es el mismo y se realizan de manera artesanal.

"Me da mucho orgullo poder hacer algo tan mexicano, tan de nuestra cultura, tan representativo y me emociona mucho ver que se van a muchos lugares", comentó Aguayo.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad