Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Detallan proceso en que microplásticos llegan al fondo de los oceános

En los últimos 65 años se han producido 8.3 billones de toneladas de plástico
Microplástico
iStock

Sólo uno por ciento de los microplásticos que se encuentran en los océanos flota en la superficie y el resto se hunde mediante flujos de sedimentos submarinos, que también transfieren el oxígeno vital y los nutrientes necesarios para sostener la vida en la profundidad, reveló un estudio de la Universidad de Manchester y el Centro Nacional de Oceanografía (NOC).

El científico Ian Kane explicó que hasta ahora se tenía una idea limitada de cómo se transportan los microplásticos en el mar profundo. “Ahora hay una necesidad de obtener más datos para vincular los puntos de contaminación marina con los procesos de transporte, y determinar así el destino final de los microplásticos en las profundidades", destacó.

Se estima que en los últimos 65 años se han producido 8.3 billones de toneladas de plástico, material con un largo tiempo de vida en el medio ambiente y que se acumula en los sistemas sedimentarios de todo el mundo

En un comunicado de la Universidad de Manchester, enfatizan que esa situación representa una amenaza para los ecosistemas y, posiblemente, para la salud humana si ingresa a la cadena alimentaria.

En los resultados de este estudio que se publicó en la revista “Frontiers in Earth Science” destaca que los microplásticos se acumulan en el fondo del mar, en el mismo lugar que las comunidades de vida marina.

“Esto se debe a que los mismos flujos de sedimentos submarinos que transfieren el oxígeno vital y los nutrientes necesarios para sostener la vida, también transportan microplásticos desde los ríos urbanos hasta el fondo marino a través de vías como los cañones submarinos”, detallan los expertos.

Publicidad

Los microplásticos, piezas muy pequeñas como microperlas y microfibras, ingresan a los sistemas fluviales desde múltiples fuentes como efluentes industriales, desagües pluviales y aguas residuales domésticas.

Las partículas ligeras y altamente móviles de ese material son enviadas a la costa por los ríos, el viento, el hielo y por la superficie del mar desde la industria naviera y marítima.

El científico Mike Clare precisó que las corrientes oceánicas y otros flujos cercanos al lecho marino “parecen” controlar dónde termina el plástico que se hunde.

Aunque los efectos de los microplásticos ingeridos en las poblaciones de pesca, así como directamente para la salud humana son todavía poco conocidas, los especialistas participantes en este estudio confían en que esta línea de investigación contribuya a abordar la crisis ambiental de la contaminación de plástico en océanos y sus implicaciones sociales y económicas.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad