Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autos chocolate: Bravuconerías

Mauricio Kuri
Mauricio Kuri - (Foto: Especial)

La vida en la frontera norte de México puede ser descrita como un mundo paralelo, que se expone vulnerable cuando se habla de respetar la ley. Durante años, los dirigentes gremiales han explotado las necesidades de la los lugareños y han burlado la ley con el pretexto de tener legítimas demandas sociales, cuando en el fondo su único interés es mantener sus jugosas ganancias gremiales.

Un claro ejemplo de esto se ha visto en el tema de la importación de vehículos usados desde los Estado Unidos de Norteamérica, donde los líderes de los comerciantes de vehículos usados, engañando a sus agremiados  --que seguramente creen en ellos-- declaran que el Gobierno no ha escuchado sus demandas y que el público de México los tendrá que perdonar, pero que van a bloquear las importaciones en las garitas de toda la frontera norte, hasta que no se cumpla con lo que ellos consideran justo, independientemente si es legal o no.

Esta bravuconería proviene de quien se identifica como Humberto Izquierdo Villalvazo y que ostenta, según él, la presidencia de la Unión de Comerciantes de Vehículos Usados en Tijuana. Él sale a decir a los medios de comunicación que ya están decididos a bloquear las aduanas de toda la frontera norte, hasta que el SAT les permita importar ilegalmente la basura automotriz que ellos quieran.

Si esta nota se leyera en algún país como Noruega o Finlandia, se estaría hablando de una persona que perdió el sentido y fue detenida y mandada a un hospital psiquiátrico, al demandar y exigir al gobierno de su país, que cumpla “su legítimo derecho a romper la ley”. El problema es que el señor Humberto Izquierdo Villalvazo y sus cientos de seguidores en la frontera viven en México, y verdaderamente creen que si es posible que les hagan caso, toda vez que han vivido en la ilegalidad por muchos años.

Izquierdo Villalvazo, que es tan solo una cara más de la corrupción, puede convocar a la comunidad a detener la operación de aduanas fronterizas para el cruce de mercancías, poniendo en riesgo el negocio de millones de mexicanos, y nadie lo detiene para ser ingresado a la cárcel cómo enemigo público que es ya para el país.

Este señor primero debe entender que no, no lo tenemos que perdonar por bloquear las aduanas en frontera. Al contrario, los ciudadanos en México entendemos que su movimiento no es una causa social, sino un vil negocio de importación de chatarra y antes que amedrentarnos con sus amenazas de cerrar la frontera, mejor entienda que en México primero tenemos que cumplir la ley y con base en acciones legales conducir nuestras demandas.

La otra cara de la moneda en este caso de importación de vehículos usados se encuentra la industria automotriz, en su conjunto, representada por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses Camiones y Tractocamiones (ANPACT), y la Industria Nacional de Autopartes (INA). Esta última representa a toda la cadena de suministro de la industria automotriz, es decir a los proveedores de la Industria.

Todas estas asociaciones han invitado a los medios este lunes para expresar su postura sobre el tema de la importación de los Vehículos Usados de Estados Unidos, seguramente pidiendo a la autoridad, en este caso a las SHCP y al SAT que hagan cumplir la ley y que si los vendedores de chatarra en frontera quieren incorporarse formalmente a la industria lo hagan, pero por los cauces legales de venta de vehículos usados y que de una vez por todas dejen de importar basura. 

 

*Director ejecutivo de Fondo Unido México, catedrático RRPP y comunicación estratégica en el ITESM. Especialista en la industria automotriz.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad