Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Empresas: qué hacer después de un accidente

Recuperar el ritmo de trabajo después de un siniestro es más difícil si no se tiene un ‘plan B’
Derrumbe
Derrumbe - (Foto: EFE)

Topeka, una marca mexicana de ropa muy popular en los años 70, sufrió un revés cuando la fábrica se derrumbó durante en el terremoto de 1985. Recuperar el ritmo de trabajo después de este siniestro tardó varios años, costó mucho trabajo y requirió diversas inversiones.

Aunque los accidentes industriales no son nuevos, la preocupación de las empresas por diseñar estrategias para reaccionar y sobrevivir a un siniestro es un tema reciente, consideró Octavio Silva, director de consultoría y capacitación de Disaster Recovery.

En 2011, sólo 2% de las compañías en México tenían planes para asegurar la continuidad de las operaciones a través del tiempo, en 2012 la cifra creció a 54% y en 2013, pasó a 55%, según datos del estudio Perspectivas de Alta Dirección 2013, elaborado por KPMG.

Publicidad

Asegurar la permanencia del negocio a través del tiempo es uno de los principales retos que tienen las empresas establecidas en México, y para lograrlo se debe elaborar un plan integral que considere administración de incidentes, manejo de crisis (reputación, marca y valor) y recuperación de negocio, dijo Silva.

Perdidas para una empresa

En el siniestro de 1987, Topeka perdió equipo e inventario de materias primas y producto, sin embargo, además de las pérdidas materiales, un accidente tiene implicaciones financieras –como caídas en el valor de las acciones de la compañía-, laborales -incremento en las prima de riesgo de trabajo- e impactos en la imagen de la empresa, coincidieron expertos.

Por ejemplo, las acciones de la compañía japonesa Tepco (Tokyo Electric Power Company), dedicada a la generación y distribución de energía, cayeron 18% luego de que un tsunami dañó la central nuclear de Fukushima, la cual era operada por Tepco.

Otros costos asociados a los accidentes de trabajo son de tipo laboral, como el incremento en la prima de riesgo de trabajo, que es una de las cuotas que las empresas pagan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para cubrir la probabilidad de riesgo de cualquier accidente o enfermedad a las que están expuestos sus trabajadores por la actividad que desarrollan.

La prima se calcula mediante una revisión anual de su siniestralidad, es decir, la frecuencia o índice de accidentes o enfermedades de trabajo que sus empleados han tenido entre el 1 de enero y 31 de diciembre del periodo que se presenta, detalló Carlos Contreras, especialista en seguridad social de la UNAM.

Esta cuota aumenta o disminuye dependiendo de si la empresa registró o no accidentes durante el año previo.

Pérdida de confianza de los consumidores o el llamando de atención de autoridades o instancias reguladoras es otra reacción común cuando una empresa registra un accidente. 

Por ejemplo, luego de la muerte de siete trabajadores en la planta de grupo Modelo, el gobierno del Distrito Federal revisó los programas de protección civil de la empresa.

Consejos para evitar riesgos de trabajo 

Si bien 60% de las empresas en México ya tiene algún plan para la administración del riesgo, sólo 20% considera que es muy bueno.

Lo difícil no es diseñar las estrategias sino actualizarlas, y para lograrlo hay que hacer inversiones y ajustes constantes, dijo Silva.

Algunas de las recomendaciones que las empresas pueden tomar en cuenta para elaborar o actualizar su plan de continuidad de negocio son:

  • Partir de la idea de que un accidente es un riego potencial y que lo mejor es estar preparados.
  • Ubicar o detectar las actividades, activos o servicios mas críticos para la operación de una empresa.
  •  Diseñar escenarios de posibles desastres, como una catástrofe natural, un accidente en planta, una huelga del sindicato o un escándalo mediático.
  •  Elaborar estrategias para cada escenario. Por ejemplo, si se trata de un desastre que inhabilita las instalaciones, se debe tener un lugar alternativo para laborar.
  • Elaborar una postura oficial.
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad