Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cultivos nacionales, más limpios con tecnología

El campo requiere de cambios y ajustes que eviten poner en riesgo las cosechas
maiz-transgenico-cultivo-monsanto-JI.jpg
maiz-transgenico-cultivo-monsanto-JI.jpg - (Foto: Jupiter Images)
El campo mexicano demanda más cuidado para resistir pestes y daños a sus cosechas. Es por esto que la tecnología juega un papel fundamental para los próximos años.
 
Herramientas y programas que provean de resistencia a los cultivos, son algunas de las opciones con las que cuenta hoy en día las siembras nacionales.
 
Para evitar que se pierda el 30% de los granos que se producen en México, es necesaria la creación de tecnología que permita la resistencia a insectos en las cosechas, tanto a nivel de producción como de almacenamiento, "son parte de las necesidades del campo", dijo Luis Herrera, quien es director general del Laboratorio nacional de genómica para la biodiversidad (Langebio).
 
Publicidad
El directivo agregó que una de las peticiones del campo mexicano es la reducción de agroquímicos en las cosechas los cuales perjudican la salud de los consumidores y al medio ambiente.
 
En el tema de salud mencionó que se requiere la creación de semillas que ocupen menor consumo de agua. "Requerimos plantas que usen menos agua para cultivar, pero también necesitamos ver calidad, que los granos tengan más vitaminas, minerales y antioxidantes”.
 
Para Herrera, (quien ha hecho estudios de la regulación de genes y desarrollo de métodos de transferencia de genes) no hay una razón técnica para prohibir los cultivos genéticamente modificados, pues asegura que no van a destruir al maíz y mucho menos a dañar el medio ambiente, ni a la salud porque se someten una serie de pruebas.
 
“Las razones por las que se está perdiendo el maíz criollo es por el uso de híbridos y por la migración”.
 
Este mes marca el 30 aniversario de la primera introducción de genes externos en plantas.  En 1984 se reportaron los primeros transgénicos de tabaco y petunia. En 1996 se comercializó por primera vez el producto.
 
Se estima que en 2012 se sembraron en el mundo más de 1470 millones de hectáreas de varios cultivos genéticamente modificados. De acuerdo con el doctor Herrera, Brasil es quien más ha incrementado su área cultivada, mientras que México está atrasado en desarrollo y en el uso de tecnología transgénica por no definirse una política clara en cuanto a su ocupación.
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad