Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Costo energético resta potencia manufacturera

Las tarifas de la electricidad en México están 86% más altas que en Estados Unidos
Energ�a
Energ�a - (Foto: Thinkstock)

Mientras la revolución energética está alimentando el crecimiento de Estados Unidos, los precios energéticos en México, particularmente  de la electricidad, se han vuelto más caros que en algunos otros países. Esto representa una desventaja para  la manufactura  mexicana  y un obstáculo para un mayor crecimiento, reporta Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México para Bank of America Merrill Lynch (BofAML).

En su Semanario Económico, el área de análisis añade que la estrategia energética impulsaría el abastecimiento de gas y reduciría los precios de la electricidad: los proyectos de largos ductos para importar gas natural barato de Estados Unidos están en marcha. “Esto ayudaría a bajar los precios  de los energéticos. Pero creemos que México necesitaría una reforma energética que pudiera traducir los costos energéticos en una ventaja competitiva”, detalla el documento.

Las tarifas  industriales  de electricidad en México han aumentado considerablemente en la última década. En 2003, destaca el reporte, la tarifa industrial promedio era de 0.06 dólares por kilovatio hora. Esta tarifa casi se duplicó  en lo que va de 2013 a 0.12 dólares.

Publicidad

Con excepción de los países europeos, México tiene una desventaja en términos de costos energéticos comparada con los competidores asiáticos y con el mismo sector industrial de Estados Unidos. "Estimamos que las tarifas de la electricidad en México están 86% más altas que en Estados Unidos".

En contraste con los elevados precios de la electricidad industrial, las tarifas para los hogares en México han permanecido relativamente sin cambios.

(Calculamos que) “El costo total de la electricidad en México es de alrededor del 2% del PIB, neto de subsidios.  Para esto calculamos las tarifas  promedio por el monto de las ventas domésticas. Para el sector industrial, el costo es de alrededor de 1.2% del PIB, con las empresas medianas pagando un 0.8% y las grandes industrias el 0.4%”.

Como agravante, “El caso mexicano incluye cierta escasez de gas natural y un mayor uso de éste en la generación de energía eléctrica. La Secretaría de Energía reportó que el consumo de gas natural equivale alrededor del 40% del consumo de energía de la industria, mientras que  el consumo de electricidad es alrededor de 28%”.

Opaca la potencia

Con 80% de las exportaciones siendo manufacturas y más de 2.3  millones de autos exportados por año, México ha ganado participación en las importaciones de Estados Unidos debido a los bajos costos laborales y  bajos costos de transporte,  a ganancias significativas de productividad y un tipo de cambio real competitivo.

“Hemos estado destacando no sólo cómo México ha dado la vuelta a los costos de mano de obra de China, sino también que los costos de mano de obra, en términos de dólares, se han mantenido por debajo o alrededor de aquellos que tienen los principales competidores de México en el mercado de Estados Unidos.

“Mientras esto ha sido, en parte, debido a los salarios más altos en China, es probable que el bono demográfico actual de México mantenga la inflación de salarios bajo control. Encima de esto, en un contexto de altos precios del petróleo, los costos de  transporte añaden otra ventaja competitiva”, observa el análisis de BofAML.

“El sector industrial ha mostrado fuertes aumentos de  productividad en años recientes, lo que a  su vez ha impulsado la inversión en el sector automotriz. “En particular, esta es una de las razones por las cuales prevemos que la actividad se acelere a partir del segundo semestre de 2013, ya que las nuevas plantas incrementarán la capacidad de producción del sector automotriz para finales de año. De acuerdo al vocero de la industria, las nuevas plantas estarán a su máxima capacidad en 2016”.

 Finalmente, el peso mexicano permanece relativamente subvaluado, incluso después de la fuerte tendencia de apreciación que duró hasta abril de 2013. BofAML pronostica que el peso mexicano se fortalecerá hasta 12.8 para finales de 2013 y a 12.40 para finales de 2014. Bajo dicho escenario, el tipo de cambio real  se acercaría de los niveles pre-crisis para finales del próximo año. 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad