Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Maíz transgénico, ¿solución real?

Es una alternativa para incrementar la producción y reducir la dependencia a las importaciones
Maiz
Maiz - (Foto: Cortes�a SXC)

México es deficitario en maíz, de los más de 30 millones de toneladas que se consumen anualmente, solo 21.5 millones se producen en el país, el resto se importa. En este contexto se posiciona a las semillas genéticamente modificadas como una posibilidad para avanzar hacia la autosuficiencia.

La siembra del maíz en el país se ha visto menguada por diversos factores, desde contingencias climatológicas -fuertes sequías, heladas e inundaciones- hasta falta de financiamiento al campo y tecnología.

El año pasado México se sembraron entre 7.1 y 7.3 millones de hectáreas, con un rendimiento promedio de 2 millones de toneladas por hectárea. Aunque es el principal cultivo –con la mayor superficie sembrada- se tiene un rendimiento bajo en comparación con otros países como Estados Unidos, donde se siembran 9.8 millones de hectáreas al año, detalló Leovigildo Córdova, Colegio de Posgraduados en Ciencias Agrícolas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Publicidad

Lograr un mayor rendimiento es el reto del campo mexicano, y las semillas genéticamente modificadas son una alternativa para lograrlo, principalmente en las áreas de siembra de riego.

Los cultivos transgénicos son más resistentes a plagas e insecticidas, y aunque este es sólo uno de los factores que inciden en el rendimiento de la tierra, consumir menos insecticida quita un peso monetario considerable al agricultor, detalló Alejandro Monteagudo, Director General de AgroBIO México.

En el caso del algodón, por ejemplo, los agricultores han reducido su costo de producción gracias al menor uso de insecticidas. Un aspersión cuesta más de 4,000 pesos por hectárea y en los años 80 se tenían que hacer seis aspersiones por hectárea para combatir una plaga. Ahora no hay que hacer nada, según testimonios de los agricultores de la región.

Los 600 productores de algodón que cosechan en el valle de Mexicali, Baja California, utilizan semilla transgénica, y cosechan en promedio siete pacas por hectárea, cuando antes sólo sacaban cinco.

Actualmente se realizan pruebas piloto para la siembra del maíz en Sinaloa, Sonora, Chihuahua, en el norte de Tamaulipas y en la comarca lagunera, y la expectativa es que de aprobarse la siembra comercial podrían mejorar los rendimientos en tanto que se reducirían las mermas ocasionadas por plagas.

Para Córdova, sin embargo, para lograr la autosuficiencia de maíz habría que avanzar en el desarrollo de variedades genéticamente modificadas que atacaran eventos específicos del campo mexicano, como resistencia a sequías.

Paralelamente sería importante impulsar el campo de temporal que es en donde se cultiva 80.8% de la producción total de maíz. “Si se aumentara el  rendimiento a tres toneladas por hectáreas promedio se cubriría el déficit de maíz que se tiene actualmente que es de 8.1 millones de toneladas. Ahí hay mucho potencial”, detalló Córdova.

Habría que capacitar a  agricultores y hacer una mejor selección de las semillas para localizar las variedades más productivas. Tan sólo con esta acción se podría lograr un incremento considerable en dos años. 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad