Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Crece gasto público en ciencia y tecnología

En 2013 se otorgaron 70,395 mdp a este rubro, 14.6% más que en 2012. Para 2014 van 81,810 mdp
Ciencia
Ciencia - (Foto: (Foto: Cortes�a SCX))

Uno de los compromisos del Pacto por México es elevar gradualmente la inversión en ciencia y tecnología para pasar del 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB) que se destina actualmente a estos rubros, al 1% establecido en la Ley de Ciencia y Tecnología. El primer paso se dio en 2013.

Este año, el presupuesto federal para ciencia, tecnología e innovación ascendió a 70,395 mdp, lo cual representó un incremento real de 14.6%, en comparación con 2012, según datos del PEF 2013, retomados por el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico.

De este monto, al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) le tocaron 25,246 mdp, mientras que el resto se repartió entre 14 dependencias consideradas dentro del programa de ciencia, tecnología e innovación.

Publicidad

El presupuesto asignado a Conacyt se repartió en 16 rubros, siendo las partidas más grandes para:

  • Becas de Posgrado, con 7,000 mdp (15.2% más que en 2012 en términos reales)
  • Programas a la investigación científica y elaboración de publicaciones, con 3,305 mdp (0.8% más)
  • El Sistema Nacional de Investigadores, con 3,148  mdp (5.5% más), y
  • El Programa de Estímulos a la Innovación, con 3,000 mdp (44.9% más).

Este último rubro contempla los programas Proinnova (que fomenta la vinculación entre academia e industria para temas de innovación), Innovatec (que apoya a todo tipo de empresas) e Innovapyme (enfocado en las pequeñas y medianas empresas).

Para 2014, el presupuesto contemplado para el Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación -dentro del proyecto de Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF)- asciende a 81,810 mdp, de los cuales 42% podría ir para el Conacyt (34,967 mdp).

1% no es suficiente

Si bien estos incrementos en el gasto público hacia la ciencia y la tecnología es una buena noticia, aunque México alcance la meta del 1% hacia 2018, el país permanecerá rezagado respecto a la inversión que realicen otros países.

El promedio que invierten los países de que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en ciencia y tecnología es 2.4% de su PIB, mientras que países como Finlandia, Japón y Corea del Sur rebasan el 3.5% de inversión anual.

La relación entre el impulso a la ciencia y la tecnología y el desarrollo económico de los países es clara. Una política bien definida en esta materia, por ejemplo, llevó a Corea del Sur de ser un país dedicado a la exportación de calamar en la década de los 60, a una economía generadora de productos de alta tecnología y valor agregado. Actualmente el país asiático crece 4.5% anual e invierte 3.5% de su PIB en investigación y desarrollo.

En contraste, la inversión que destina el gobierno mexicano a ciencia, tecnología e innovación se ha mantenido en un promedio de 0.4% en los últimos 20 años.

Para Julio Mendoza, director del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICyTDF), si la gráfica del histórico de la inversión en este rubro fuera un electrocardiograma, parecería que la ciencia y la tecnología están muertas, en tanto que la gráfica dibujaría una línea recta, según dijo en una entrevista hecha el año pasado.

Los retos

Gerardo Velázquez, director del Departamento de Mecatrónica del Tecnológico de Monterrey (Campus Santa Fe), consideró que además de incrementar el gasto público en ciencia y tecnología, habrá que aligerar la carga administrativa, ya que “mucho del recurso se va en burocracia, en la administración del proyecto, y queda poco  para hacer el verdadero desarrolló”.

También hay que darle seguimiento a los proyectos, ya que muchas veces se asignan los recursos, pero nunca se da seguimiento y no se sabe si tuvieron éxito o no, dijo Velázquez.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad