Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Refresqueras planean reformular sus productos

Algunas compañías, como Pascual, ya han reemplazado el azúcar de caña por jarabe de maíz
vie 25 octubre 2013 12:25 PM
Bebidas
Bebidas - (Foto: (Foto: Jupiter Images))

La decisión de imponer un impuesto a alimentos con alto valor calórico ha hecho que las empresas fabricantes se planteen un plan emergente ante lo que prevén como una oleada de alza de precios hacia el siguiente año.


Aunque la reforma no ha sido aprobada aún por la Cámara de Diputados —que tiene de plazo hasta el 31 de octubre cuenta para aprobar, rechazar o modificar la iniciativa—, las voces de los especialistas apuntan que será ratificada.

La industria ha hecho todo por frenar el impuesto en una batalla que, según parece, terminará perdiendo.

Publicidad

The Coca-Cola Company manifestó que un impuesto especial a bebidas azucaradas como parte de una reforma fiscal es “discriminatorio e incompatible”.

“Un impuesto sobre bebidas no está justificado. La gente consigue calorías de muchos alimentos y fuentes de bebidas, y un gravamen sobre un producto no va a resolver un problema tan complejo como la obesidad”, agregó la empresa en un comunicado a medios de comunicación.

Ver Impuesto a bebidas azucaradas impulsará endulzantes químícos

La iniciativa de reforma fiscal, que incluye este gravamen, fue propuesta por el Gobierno Federal y aprobada por la Cámara de Diputados, quienes piensan que es necesario gravar los alimentos chatarra para combatir los problemas de obesidad en México, uno de los países con mayores problemas en esta materia.

Datos del gobierno federal estiman que, año con año, el tratamiento de las enfermedades relacionadas con la obesidad —enfermedades crónico-degenerativas, diabetes mellitus, cardiacas e hipertensivas—, generan gastos por 27,000 millones de pesos.

De ahí que se haya aprobado una reforma para gravar con 5% a aquellos alimentos  con una densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos.

Los  refrescos, jugos, cereales, caramelos, helados, gelatinas, chocolates, ciertos tipos de flanes y pudines, entre otros dulces son los que sufrirá el impacto en su valor, pero la iniciativa podría tener mayor alcance, ya que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PRD han propuesto incluso elevarlo a 8%.

Para la Cooperativa Pascual, que produce refrescos y jugos frutales, hay una "trampa" en la propuesta de gravar con un peso extra el litro de bebidas azucaradas, ya que hoy las empresas refresqueras han desplazado la utilización del azúcar por jarabe de fructosa.


Salvador Torres, asociado de la cooperativa y actual presidente del Consejo Superior del Cooperativismo (Consucoop), dijo que el posible gravamen afectaría a empresas nacionales, pues en su caso: “es la única empresa mexicana vinculada al campo que orgullosamente utiliza azúcar y frutas del país y si el nuevo impuesto es para bebidas ‘azucaradas’ en lugar de bebidas ‘endulzadas’, los más perjudicados vamos a ser nosotros’’.

Alejandro Calvillo, director de la organización civil El Poder del Consumidor y miembro de Consumers International, dijo que desde hace varios años la industria refresquera reemplazó el azúcar de caña por jarabe de maíz para endulzar sus bebidas.

Esta situación afectó la comercialización de la azúcar de caña y bajó su precio en un grado mucho mayor de lo que puede hacer cualquier impuesto. Sin embargo, frente a la propuesta del impuesto, las refresqueras han atraído a los productores de azúcar.

Ver Impuesto a refrescos afectará la cadena productiva 

De  acuerdo con el especialista, los cañeros podrían salir de la crisis en la que se encuentran, al considerar que las empresas retomen las compras de azúcar de caña y no fructosa, que es la sustancia que ha ocasionado los problemas de obesidad y diabetes en el país.

Para el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca, Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez, “México está produciendo un millón de toneladas de azúcar adicionales a lo que puede absorber el mercado nacional, y esta azúcar no se pude colocar tan fácilmente en los mercados internacionales. Además, se tiene el problema de la competencia desleal que está haciendo Estados Unidos al obligarnos a importar alta fructosa, un edulcorante más barato que el azúcar que se utiliza principalmente en los refrescos, industria que representa la tercera parte del mercado nacional del azúcar”.

Para el titular de la Sagarpa, las  empresas difícilmente querrán sustituir el azúcar, aunque realmente es la fructuosa con productos como la miel, jarabes de arce, arroz y melaza residual, porque no endulzan en la misma cantidad que requiere su producto y por estar ligado al campo tiene un alto valor.

Tags

Manufactura
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad