Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Se venden más camiones usados que nuevos

Por cada 10 usados que entraron al país, se comercializaron 9 unidades nuevas
camiones
camiones - (Foto: Jupiter Images)

La importación de camiones y autobuses usados ya superó las ventas de unidades nuevas. Durante el primer mes del año se comercializaron 2 mil 222 unidades de segunda mano provenientes de Estados Unidos y sólo 2 mil 211 nuevas, dijo Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses Camiones y Tractocamiones (Anpact).

Esto se veía venir, desde 2009 la entrada de usados importados mantenía una tendencia a la alza. En ese año representaron 30% de las ventas de unidades nuevas; en 2012, 45%; en 2013, 60%.

Particularmente en los últimos meses hubo un incremento exponencial, y en enero de este año por cada10 usados que entraron al país, se vendieron 9 unidades nuevas, detalló Elizalde, en el marco del Congreso Internacional de la Industria Automotriz Mexicana (CIIAM).

Publicidad

En el acumulado enero-febrero de 2014 se vendieron 4 mil 66 vehículos pesados, una cifra inferior a los 5 mil 391 del 2013, los 4 mil 605 del 2012 y los 4 mil 316 del 2011.

De los cuatro segmentos, los dos de mayores volúmenes reportan caídas en el bimestre: camiones carga, con -37.2% y tractocamiones con -25.6%; autobuses aumentaron 4.2% y chasis pasaje subió 16.1%.

Un vehículo usado importado cuesta la mitad que un seminuevo del mismo año, esto porque se ‘rematan’ debido a que sufrieron algún percance o porque quedaron obsoletos para circular en el mercado estadounidense al no cumplir con la normativa vigente.

En México se ven como una ganga y los operadores los compran pensando en que al hacer una inversión inicial baja, van atener un mayor retorno. Esto es falso, dijo Elizalde.

Son camiones y autobuses con más de 10 años de antigüedad, en malas condiciones físico mecánicas y con una vida útil promedio de cinco años. Además no están diseñados para el mercado mexicano, ni la potencia del motor, ni el torque, ni los frenos, ni la capacidad de carga son adecuadas.

Para reducir la brecha de precios entre unidades nuevas y usadas importadas hay que ampliar el financiamiento y retomar los programas de chatarrización,  opinó el líder gremial.

Por lo pronto, se espera que en los meses siguientes haya un incremento en las ventas de unidades nuevas gracias a un repunte en la economía mexicana. Esto ayudará a equilibrar la caída del primer bimestre para cerrar el año con cifras similares a las de 2013, dijo Elizalde.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad