Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tabacaleras no escogen las imágenes de sus empaques

Sin embargo invierten 25 mdp en pruebas de color e impresión de empaques
cigarros
cigarros - (Foto: cortes�a)

Los pictogramas colocados en las cajetillas de cigarros lograron persuadir a 28% de los fumadores que han visto una rata muerta, una señora con tanque de oxígeno, un feto, dientes destruidos o un tumor tumo en la boca, imágenes que impactan a los consumidores.

Alejandro Ávalos Bracho, subdirector de la Oficina Nacional de. Control de Tabaco del Centro Nacional para la Prevención y Control de las Adicciones (Cenadic), explica que existe un grupo de expertos que trabaja ocho meses en la producción y elección de las imágenes que se colocarán en las cajetillas.

Y en ese proceso, señala, no participa la industria tabacalera.

Publicidad

Todo inicia con la reunión de un grupo de expertos de los Institutos Nacional de Salud Pública y del Nacional de Enfermedades Respiratorias, de las organizaciones no gubernamentales, así como del Cenadic y de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), en la cual aportan ideas sobre las fotografías que tengan un impacto cognitivo en las personas, es decir que el fumador quiera dejar de fumar.

Una vez que se decidieron, se contrata a una empresa que toma alrededor de 40 fotografías en los hospitales –previa autorización de los pacientes o sus familiares, y los directivos del nosocomio –, o construye la escena con actores e inmobiliario.

Una vez que están listas las tomas, el grupo se vuelve a reunir para elegir las mejores, tomando en cuenta las encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) para la ronda 1 y 2, que se realizaron en 2010 y que señalan cuáles han sido las imágenes con más impacto.

Además, se realizan focus group, en los cuales los participantes fumadores y no fumadores califican todas las fotografías; aquellas con calificaciones más altas son las que se eligen.

“Tenemos varias, pero lo que más les impacta a la gente es ver un tumor en la boca, los dientes todos destruidos, la imagen del niño y que atrás está la mamá en terapia intensiva y otra imagen muy fuerte, que impacta sobre todo a los jóvenes, es estar conectado a un tanque de oxígeno”, asegura el médico.

Una vez concluido este proceso –que dura entre seis y ocho meses–, la empresa responsable busca nuevamente a los pacientes y firma un contrato con ellos, en el que aceptan que su imagen salga en las cajetillas de cigarros por tres años. “En ocasiones, la empresa privada sí les da dinero, pero no la Secretaría de Salud”.

Soledad Félix no es la imagen de las cajetillas

En agosto pasado, Soledad Félix denunció ante la Comisión de Derechos Humanos de Chihuahua que su fotografía aparecía en las cajetillas cigarros. En la imagen, la mujer de 72 años está recostada en una cama y conectada a unos aparatos.

Soledad aseguró que la fotografía se tomó mientras estuvo internada en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ciudad Juárez, debido a un infarto.

“No hacemos ninguna fotografía sin autorización. En este caso, la señora cree que ella es la de las cajetillas pero no es ella. De cada fotografía tenemos una carpeta con autorizaciones de todo el proceso que se siguió”, dijo Ávalos Bracho respecto a la denuncia de la mujer.

El medico añadió que en ningún momento se solicita la opinión de las tabacaleras, quienes únicamente se limitan a imprimir las cajetillas tal como lo establece la Ley General para el Control del Tabaco, con los mensajes, las fotografías, las fuentes y los colores establecidos en la legislación.

Para ello, las tabacaleras invirtieron 25 millones de pesos en pruebas de color e impresión, así como las modificaciones al diseño de las cajetillas, además de la capacitación de más de dos mil trabajadores.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones (ENADIC) 2011, los pictogramas han funcionado, ya que 57% de las personas vieron las imágenes, 56% de ellos les causó un impacto y 28% decidió no encender su cigarrillo.

Ávalos Bracho aseguró que los pictogramas seguirán imprimiéndose en las cajetillas, aunque las empresas tengan otras formas de evadir las imágenes y leyendas, como los empaques de colores y emblemas que regalan en ciertas tempordas.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad