Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué negocios se pueden hacer en Cuba?

El potencial está en alimentos, artículos escolares y otros.
Cuba puerto
Cuba puerto - (Foto: Reuters)

La Ley de Inversión Extranjera y la apertura comercial que impulsa Cuba desde 2014 han provocado que el número de empresarios mexicanos interesados en invertir en la isla siga en ascenso.

Como se recordará, dos empresas mexicanas -la procesadora y empacadora de carne Richmeat de México y la fábrica de pinturas Devox General Paint- fueron las primeras extranjeras autorizadas en 2015 para operar en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, el primer espacio en Cuba donde pueden instalarse negocios de capital 100% extranjero.

Recomendamos:  Empresas latinoamericanas van por petróleo cubano

“Otras cuantas están en trámites para entrar en esta zona especial, pues es una gran oportunidad”, asegura Jaime Torres Escuén, presidente del Comité México-Cuba del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

“A la fecha, poco más de 150 empresas mexicanas están interesadas en hacer o establecer negocios con Cuba en ramas como artículos escolares, por lo que estudian y analizan este mercado”, precisa Juan Manuel Chaparro, presidente de Fomento Industrial de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). 

No todo es tan sencillo

Publicidad

Sin embargo, existen trabas para lograr que el valor del intercambio comercial México-Cuba supere los 368.15 millones de dólares (mdd) que alcanzó en 2015. Las ventas mexicanas constituyeron 96.6% del comercio binacional, pero apenas 0.09% del total exportado por México, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Las dudas sobre la seguridad jurídica para las inversiones, la burocracia administrativa y la obsolescencia de la infraestructura disponible, especialmente en el área de telecomunicaciones, son las principales barreras para hacer negocios con Cuba, según los expertos consultados.

Recomendamos:  Siemens apoyará a Cuba en materia energética

“Existen muchos campos en los que la isla requiere de inversiones extranjeras y en las que los empresarios mexicanos pueden participar bajo cualquiera de las tres figuras que establece la ley de inversiones: empresa mixta, contrato de asociación económica internacional o bien empresa de capital totalmente extranjero”, añade Jaime Torres. 

Foto: Reuters

Una vez que se tengan claros estos conceptos, lo que sigue es identificar los segmentos de negocio. “Los empresarios mexicanos podrán tener la oportunidad de invertir en sectores como turismo, minería, químico, farmacéutico, de alimentos, manufactura de electrodomésticos, equipos eléctricos, fertilizantes, refrescos, jugos, envases y embalajes, entre otros”, comenta Juan Manuel Chaparro.

Asimismo otros sectores con mayor potencial para invertir son los de envases, infraestructura, maquinaria y logística, añade Jaime Torres.

¿Alto riesgo empresarial?

El acercamiento entre Estados Unidos y Cuba beneficiará también la relación de México con la isla, de tal manera que “el monto de comercio entre ambos países bien pudiera triplicarse en muy corto tiempo si se aprovecha la apertura comercial de este país del Caribe”, asegura Juan Manuel Chaparro.

Entre las barreras por superar para impulsar el intercambio binacional, Juan Manuel Chaparro destaca el fantasma de la inseguridad jurídica. “Hay mucho qué hacer para erradicar el concepto heredado por décadas de que hacer negocios con Cuba es de alto riesgo”.

Recomendamos:  Caterpillar, lista para ingresar al mercado cubano

En este punto coincide Torres Escuén, aunque la ley cubana para atraer inversiones foráneas dedica todo el Capítulo III a las garantías que tienen los inversionistas.

“La burocracia es muy fuerte y aún persisten muchos trámites para abrir una empresa. Para agilizar la relación México-Cuba, los empresarios micro, pequeños y medianos mexicanos requieren de todas las facilidades de visado, tránsito y libertad para concretar el negocio que se vaya a realizar en ese país”, añade el representante de Canacintra.

Cerfitificaciones y laboratorios

Cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) refieren que en 2015, el primer año de deshielo en las relaciones con Estados Unidos, la economía de Cuba  creció 4%, cifra que superó la tasa de 1.3% de 2014, lo que habla del impacto que ya tienen los nuevos negocios. 

En la actualidad, el país caribeño cuenta con una infraestructura básica para atraer y soportar en un principio Inversión Extranjera Directa (IED) en sectores como aeroportuario, marítimo y petrolero.

Foto: Reuters

Sin embargo, “tendrá que existir una apertura importante en comunicaciones por Internet que requieren los negocios de hoy en día y modernizar aún más la infraestructura disponible en carreteras y aeropuertos”, comenta Juan Manuel Chaparro.

Recomendamos:  Nestlé servirá café cubano a Estados Unidos

“Conceptos como la normalización de productos, su certificación, el establecimiento de laboratorios de pruebas en Cuba, la instalación de centros de capacitación y estaciones de servicios tendrán que venir a complementar la apertura de negocios que emprende este país”, añade el representante de Canacintra para describir el panorama de negocios que requiere la inversión extranjera. 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad