Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los drones se suman a la cadena cervecera

Productores de cebada ya utilizan esta tecnología para hacer más rentables sus cultivos.
Campo cebada
Campo cebada - (Foto: Reuters)

Nota del editor: El texto fue publicado en la  edición 269  de la revista Manufactura, Nuevo León 4.0, correspondiente a junio de 2018.

Miguel Ledesma pertenece una familia de agricultores de Guanajuato con más de 40 años de tradición. Se dedican a la siembra y cosecha de cebada maltera. En 2017, justo tras la disolución de Impulsora Agrícola (IASA) —hasta ese entonces controlada por Grupo Modelo y Heineken México— decidió dar un giro tecnológico al negocio para obtener mayor rentabilidad de los cultivos.

Leer:  Cerveceros aún mantienen viva la idea de producir la cerveza Frida Marina

La estrategia para garantizar su permanencia en la cadena de suministro cervecera incluía el uso de tractores especializados y agroquímicos, pero también drones. Ledesma García descubrió que, con el empleo de este tipo de tecnologías, tenía mayor control sobre la evolución y calidad de sus plantíos.

Una cámara RGB (red, green, blue) anclada a estos dispositivos recolecta imágenes aéreas para crear mapas de cultivos sencillas de interpretar, a través de una plataforma digital, de acuerdo con Luis Alonso, representante Técnico de Terraintel, empresa mexicana-holandesa que desarrolló el sistema de monitoreo aéreo.

El objetivo es dotar a los agricultores de herramientas que los ayuden a identificar cualquier problema en sus parcelas: detectar plagas y enfermedades en etapa temprana y al mismo tiempo estimar el rendimiento de su cosecha.

Publicidad

Con el sistema de imágenes aéreas controlan el suministro de nutrientes y pueden optimizar los pesticidas, monitorear el desarrollo de la biomasa y correlacionar datos de análisis de suelo, explica el ejecutivo.

Recomendamos:  El 'regreso' de la cerveza Montejo a Yucatán

Esto gracias a que las cámaras poseen distintos sensores que permiten la inspección visual de los cultivos y el conteo de plantas por hectárea. Uno de ellos es el sensor infrarrojo térmico con el que analizan la fisiología vegetal, es decir, la estructura y madurez de la planta, mientras que con otro, denominado NIR o infrarrojo cercano, analizan la propiedad del suelo y humedad, el estrés hídrico del terreno, entre otros, lo que influye en el manejo del agua durante el ciclo.

"Los sensores indican qué áreas necesitan mayor atención, lo que implica menos tiempo dedicado a la exploración, y más al tratamiento de las plantas que lo requieren", precisa Luis Alonso.

De acuerdo con Ledesma, saber cuándo, qué cantidad y dónde regar es vital para evitar pérdidas de líquido por evaporaciones, lo que reduce los costos de producción. Asperjar de forma precisa deriva en un ahorro de hasta 55% en el vital líquido, comenta el empresario.

Del campo a la botella

El impacto de este tipo de tecnologías agrícolas va más allá de la reducción de costos, según indica el estudio Agribusiness, Maximising Value, elaborado por Deloitte.

Disponer de información facilita la toma de mejores decisiones y ayuda a los agricultores a mejorar su productividad, "desarrollar prácticas agrícolas más sostenibles y comprender mejor las cadenas de valor".

Asimismo, tener "datos aéreos en tiempo real de los drones permiten una gestión agrícola más precisa durante los periodos de eventos climáticos extremos o imprevistos", refiere el reporte Innovation for the Earth, elaborado por la consultora PwC que no precisa el impacto de su uso en la producción de los cultivos.

Ello se debe en parte a que el resultado depende de la instauración de otras tecnologías como riego tecnificado, tractores especializados y agroquímicos, entre otras, según reconoce Alberto Maynez, gerente de Abastecimiento de Materiales Directos de Heineken México.

En abril, la empresa, originaria de Países Bajos, puso en marcha el proyecto Brindando un mundo mejor: tecnología para la sustentabilidad, donde pondrá a disposición de agricultores que integran su cadena de suministro y de otros cultivos, drones y agroquímicos y soluciones de riego tecnificado, gracias a proveedores como Syngenta, Terraintel, Netafim y John Deere, por mencionar algunos.

Con estas nuevas tecnologías Heineken México planea tener un suministro nacional de 90% de los granos que ocupa para la producción local, ya que a la fecha importa 40% desde Estados Unidos y Europa.

Cosechas de mejor calidad

Según la empresa, actualmente 250,000 toneladas de su materia prima tiene origen en el país, mientras que la producción nacional de cebada ascendió en 2017 a 982,000 toneladas, su mayor nivel desde 2012.

En ese año la producción rebasó 1.3 millones de toneladas, con base en datos de la Secretaría de Agricultura.

Leer:  Heineken producirá más cerveza 'a la mexicana'

Ricardo Mayo, CEO de Agco México, afirma que al usar nuevas tecnologías y equipo más moderno, los agricultores pueden adaptarse mejor a diversos climas y suelos para cosechar con mayor calidad. El fabricante de tractores desarrolló una tecnología híbrida que combina dos procedimientos de trilla: la convencional y el axial, que permite segar las plantas con suavidad de manera que el grano no sufra daño mecánico.

Tener mayor tecnología en los campos de cebada permitirá al país consolidarse como protagonista del sector cervecero, de acuerdo con la Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, Cebada Grano Mexicana. Estima que la producción nacional de cebada tiene un potencial para crecer cerca de 30% y alcanzar una producción de 1.27 millones de toneladas hacia 2030.

El documento elaborado por la Sagarpa propone estrategias focalizadas para detonar la productividad en regiones protagonistas de cultivo de cebada, como la del Bajío, la principal del país. Para esta zona, tiene proyectado el desarrollo e instalación de tecnologías de información para el campo, como diseño, lanzamiento y operación de plataformas web de proveeduría y venta de insumos, maquinaria y otros.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad