Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La fábrica que hace el 'dinero' de plástico

GALERÍA La empresa alemana G+D tiene dos plantas en México, ambas producen 150 millones de plásticos al año.
Planta de G+D
La Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) otorgó la acreditación correspondiente al Laboratorio de Calidad de la fábrica.

Nota del editor: El texto completo se publica originalmente en la edición 275 de la revista Manufactura, La nueva política industrial, correspondiente a diciembre de 2018.

En Tlalnepantla, Estado de México se encuentra una de las dos plantas de la compañía alemana Giesecke+Devrient (G+D), en donde fabrican tarjetas de crédito, débito, lealtad, de telefonía móvil y hasta la credencial de elector. G+D opera en México desde hace 60 años y tiene dos plantas –la otra ubicada en la Ciudad de México– con capacidad conjunta de 150 millones de plásticos al año.

De ellos, 120 millones se elaboran en Tlalnepantla, y de este universo, la empresa exporta una cuarta parte. Estados Unidos es el principal destino con 50% de los envíos y de la otra mitad, entre dos y tres millones de tarjetas, van a Egipto, Emiratos Árabes y el resto a países de Latinoamérica.

Aquí es donde G+D produce tus tarjetas de crédito y débito

Planta de G+D

Planta de G+D

G+D (Giesecke+Devrient) fabrica tarjetas bancarias, de consumo y de telefonía celular.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

La empresa opera en México desde hace 60 años y tiene dos plantas –ambas en la Zona del Valle de México– con capacidad conjunta de 150 millones de plásticos al año.
Foto: Ignacio Ponce
Planta de G+D

Planta de G+D

En la planta de Tlalnepantla, Edomex., que visitamos en esta ocasión, se fabrican 120 millones de plásticos.
Foto: Ignacio Ponce
Planta G+D

Planta G+D

El grueso de los clientes son instituciones financieras, pero también tiene contratos con gobierno y tiendas departamentales y de autoservicios.
Foto: Ignacio Ponce
Planta de G+D

Planta de G+D

La producción de tarjetas inicia con los analistas de G+D, que reciben y procesan la información que los clientes envían vía electróni-ca con el diseño y características que desean.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

Los analistas ‘integran’ las imágenes a placas de impresión de aluminio.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta G+D

Planta G+D

En otra estación, en maquinaria offset y de serigrafía, se imprimen 24 o 48 tarjetas en placas de PVC.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

Las hojas que llevan impresa la cara trasera pasan a una máquina tape-layer, que se encarga de añadir la banda magnética.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

En otra estación, una operadora se encarga de unir las cuatro placas que forman la tarjeta con una máquina que trabaja a base de calor.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

En otra estación, un operador distinto lleva las placas a una troqueladora para separar las tarjetas.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

Los operadores hacen el inventario y pruebas de validación en aspectos como durabilidad y calidad de materiales.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

La pre-personalización del plástico es otra de las fases. Los operadores reúnen las tarjetas en una implantadora de chip bancario. También se añaden los hologramas y el panel de firma.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

Al final están las fases de personalización, en las que se añaden los datos del usuario, si lo solicita el cliente.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

La planta de Tlalnepantla es la más importante para G+D en México, por producción y número de empleados.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta G+D

Planta G+D

La filial de la firma alemana genera más de 70 millones de dólares al año.
foto: Ignacio Ponce.
Planta G+D

Planta G+D

620 personas trabajan en este centro de producción, 50% de las cuales son mujeres.
Foto: Ignacio Ponce.
Planta de G+D

Planta de G+D

La Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) otorgó la acreditación correspondiente al Laboratorio de Calidad de la fábrica.
Foto: Ignacio Ponce.

La producción de tarjetas comienza con los analistas de G+D, quienes reciben y procesan la información que los clientes –bancos principalmente– envían vía electrónica con el diseño y características que desean.

Portada 275

Portada 275

Publicidad

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad