Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sargazo: ¿emergencia ambiental o maravilla industrial?

Una amenaza real para los arrecifes de coral y el calentamiento global podría encerrar un tesoro para la industria alimenticia y textil.
Sargazo
El sargazo es nocivo para la salud de las personas expuestas; puede provocar desde urticaria hasta alergias.

La concentración de sargazo en costas del país es un problema emergente que requiere, de acuerdo con los expertos, de soluciones inmediatas. ¿Pero podría esta emergencia ambiental convertirse en una maravilla industrial, beneficiando así al campo textil y alimenticio? De acuerdo con un joven de veinticuatro años, sí…

Promesas de la Ingeniería: El valor detrás del sargazo

Este fenómeno natural se acelera por las condiciones climáticas, explica la investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Norma Patricia Muñoz Sevilla.

Las acciones simultáneas que demanda este problema ecológico, agregó, son de limpieza de playas y manejo correcto de esta alga, ya que su acumulación impide el paso de luz hacia los arrecifes coralinos y, en su proceso de descomposición, genera gases nocivos para los habitantes de las comunidades.

En entrevista con Notimex, la científica del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre el Medio Ambiente y Desarrollo del IPN dijo que especialistas de diversas instituciones científicas han realizado sugerencias a municipios, estados y al gobierno federal para atender el problema.

“Lo primero que hay que hacer es contener la macroalga en altamar, no dejar que llegue particularmente al arrecife coralino porque lo daña mucho; recogerlo, depositarlo en tierra, valorizarlo y darle un uso, eso es lo que se debería hacer aseguró”.

Publicidad

La académica indicó que el sargazo que llega a las costas de Quintana Roo puede emplearse para la generación de biogás, útil en aire acondicionado para procurar servicios hoteleros.

Por su parte, un joven veinteañero tiene una solución igual de viable y provechosa para el sector industrial, a la par que dicha iniciativa combatiría el problema mayúsculo en temas ecológicos y de salud que representa la acumulación de sargazo.

Samuel Silva Xelhuantzi, ingeniero químico de la UNAM y becario en Metco (fabricante de endulzantes), se interesó por los usos industriales de la macroalga, convenciéndose de que introducir el sargazo en la cadena de valor de la empresa como materia prima sería una gran idea para elaborar un producto que beneficiara a la industria alimenticia y a la textil.

El ingeniero plantea que es posible obtener alginato de sodio a partir de esta alga. El alginato se emplea como espesante en salsas, aderezos y mermeladas, además de usarse para recuperar pigmentos en los textiles.

El proceso que propone Silva consiste en una serie de pasos que van desde la recolección del alga hasta un blanqueado y tamizado para obtener un polvo que en apariencia se asemeja al talco.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad