Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Negociar es la mejor estrategia ante amago arancelario de EU

La mitad de nuestras importaciones vienen de la Unión Americana y 80 por ciento de ellas son insumos para diversas industrias y para la agricultura nacional.
exportaciones
-

El coordinador del Diplomado en Negociaciones Comerciales Internacionales impartido por el Colegio de México y la Secretaría de Economía, Fernando de Mateo, señaló que si no se hubiera alcanzado un acuerdo con Estados Unidos, la economía mexicana habría caído 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Enfrentar a Estados Unidos e iniciar una guerra comercial por el incremento en los aranceles le habría hecho mucho daño a México que ya de por sí enfrenta una grave caída de su economía, por lo que la mejor estrategia fue la de negociar y buscar acuerdos.

Recordó que México depende en 80 por ciento de su relación comercial con Estados Unidos, eso es algo que no se puede hacer a un lado tan fácilmente, cambiar el destino de nuestras exportaciones es muy complicado y llevaría un buen tiempo.

Por esa razón, negociar fue la mejor de las opciones, porque implementar la política espejo “no sólo hubiera sido darnos un 'balazo en el pie, sino en la pierna y en el corazón', los precios de los productos estadounidenses crecerían en al menos cinco por ciento, particularmente aquellos que no tenemos en el país”.

Puntualizó que la mitad de nuestras importaciones vienen de la Unión Americana y 80 por ciento de ellas son insumos para diversas industrias y para la agricultura nacional, cuyo costo es de casi 16 mil 500 millones de dólares.

Representante de México ante la Organzación Mundial de Comercio (OMC) de 2005 a 2016, Fernando De Mateo aseveró que de haber llegado a 25 por ciento en la imposición de aranceles, el costo habría sido de 80 mil millones de dólares, lo que habría representado la ruina para el país.

Publicidad

Expuso que mientras Donald Trump esté al frente del gobierno de Estados Unidos seguirá usando los aranceles como arma de “política económica, política-política, y política exterior”.

Comentó que esa actitud del mandatario estadounidense es violatoria de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y del todavía vigente Tratado de Libre Comercio (TLC), pero hay que asumir que estamos frente a un personaje al que no le importa violentar los compromisos internacionales.

Dijo que, nos guste o no, el acuerdo alcanzado por el gobierno mexicano ante Donald Trump fue lo mejor que pudo haber pasado en esta guerra comercial que, no sólo es contra nuestro país, sino contra todo el mundo.

Leer más: Amenaza tras amenaza: ¿se suspenderán realmente los aranceles de EU?

En entrevista con Notimex, el también embajador en retiro sostuvo que la guerra emprendida por Trump bajo la bandera del proteccionismo y el supuesto de que las empresas estadounidenses van a regresar a su país -cosa que es mentira-, se está orillando al mundo a una guerra internacional de grandes dimensiones.

Indicó que, desafortunadamente, los mecanismos internacionales de negociación comercial están en crisis porque ya no son garantía de que van a funcionar y dar certidumbre a los inversionistas, no sólo en México, sino en todas partes del globo terráqueo.

Aquí la única solución es que se sienten a la mesa de negociación Estados Unidos y China, a fin de poner orden en el comercio internacional y volver a fortalecer los mecanismos internacionales de negociación, como lo es la propia OMC.

Manifestó que también es una mentira que Estados Unidos no necesita a México, pues él ha dejado de ser competitivo en algunas industrias, y en otras depende de las partes e insumos que le otorga nuestro país, de tal manera que si hubiera impuesto de arancel, de entrada, la Unión Americana habría perdido 400 mil empleos.

El especialista propuso que, ante las amenazas de Trump, el gobierno mexicano extienda sus negociaciones con congresistas demócratas y republicanos, con la iniciativa privada y con los agricultores estadounidenses, que son los que más han sufrido con “las tonterías del Donald Trump”.

El gobierno norteamericano ha tenido que darle a sus agricultores primero 12 mil millones de dólares y, después, 16 mil millones de dólares, por los daños causado tras las represalias a otras naciones.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Corrected 6/10/19, 06:12 PM:
Publicidad