Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inteligencia artificial y automatización, ¿el fin del trabajo humano?

Implementar soluciones basadas en inteligencia artificial puede contribuir a hacer más eficientes los procesos.
Inteligencia artificial
Uno de los estudios más completos a la fecha es Robots at Work. The Review of Economics and Statistics.

Uno de los principales avances tecnológicos de los últimos años ha sido la aplicación de herramientas de inteligencia artificial para mejorar y automatizar toda clase de procesos en las empresas. Las implicaciones de este fenómeno, en principio, deben ser muy positivas ya que uno de los principales frenos al desarrollo económico en países como México es el bajo crecimiento en la productividad de las empresas, especialmente las pequeñas y medianas.

De acuerdo con el estudio de la consultora global McKinsey 'A tale of two Mexicos: Growth and prosperity in a two-speed economy' (Un cuento de dos Méxicos: Crecimiento y prosperidad en una economía de dos velocidades) la productividad en México creció en sólo 0.8% al año entre 1990 y 2012, cuando necesitaría un avance del triple para que el país pueda crecer por lo menos 3.5% anual.

El implementar soluciones basadas en inteligencia artificial, que son cada vez más accesibles, puede contribuir a hacer más eficientes los procesos, mejorar la gestión de los recursos materiales y humanos, profundizar nuestro conocimiento de los clientes y crear innovadoras propuestas de valor.

Sin embargo, existe la preocupación de que en medida en que las máquinas puedan hacer más cosas, no solo de tipo físico sino también cognitivo, cada vez será menos necesario el trabajo de las personas. En su extremo, esta innovación podría desembocar en un desempleo masivo y una desigualdad de ingresos insostenible en sociedades democráticas.

Para tratar de anticipar el impacto de la adopción generalizada de la inteligencia artificial, más allá de lo anecdótico que pueden resultar los encabezados periodísticos sobre despidos ocasionados por la automatización, sirve el analizar la experiencia real de fenómenos comparables que ya hayan sucedido. En este sentido, uno de los estudios más completos a la fecha fue llevado a cabo por los economistas Georg Graetz y Guy Michaels, de Uppsala University y la London School of Economics (en Robots at Work. The Review of Economics and Statistics), quienes analizaron el impacto del uso de robots en diferentes industrias en países avanzados entre 1990 y 2005.

En este periodo de tiempo el precio de los robots industriales disminuyó en un 80%. Como sería de esperarse, esta disminución en el precio llevó a un aumento en su uso: la densidad del uso de robots aumentó en 150%. Esta mayor utilización resultó en un incremento considerable en la productividad de los trabajadores, llegando a representar hasta el 15% del crecimiento en la productividad total en sus países. Para hacernos una idea de lo que esto significa, esta contribución al crecimiento de la productividad es comparable al impacto de la introducción de la tecnología del motor de vapor (uno de los principales avances de la revolución industrial) en la economía británica entre 1850 y 1910.

Publicidad

Leer más: Científicos mexicanos colaboran con NASA para alimentar astronautas

¿Trabajadores vs. máquinas?

Otra de las conclusiones del análisis fue que el aumento en la productividad de los trabajadores tuvo como resultado mejores salarios en promedio en las industrias donde fueron más utilizados los robots, así como en menores precios para los consumidores de los productos elaborados por estas empresas. Es de resaltar que no se encontró un impacto en los niveles globales de empleo en estas industrias, aunque sí hay evidencia de que la proporción del trabajo menos calificado disminuyó.

Como podemos ver, a nivel agregado los efectos de la automatización fueron en su conjunto sumamente positivos. Sin embargo, no podemos soslayar el enorme reto que significa la adopción de estas tecnologías, especialmente para las empresas que no sepan aprovechar estos avances y para los trabajadores que no puedan adaptarse a estos cambios.

El impacto y la complejidad de los retos que nos presenta el uso cada vez más extendido de la inteligencia artificial y la automatización son enormes. Es por tanto fundamental profundizar en el entendimiento de este fenómeno así como construir un dialogo nacional a través de Iniciativas como el EmTech Digital LATAM 2019 que ayuden a los tomadores de decisiones a mantenerse en la vanguardia tecnológica para crecer sus oportunidades de negocio y buscar, al mismo tiempo, diferentes maneras de mitigar los posibles efectos negativos.

*Información tomada de Expansión / OPINIÓN: Rafael Ramírez de Alba.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad