Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gobierno defiende su estrategia de combate al “huachicoleo”

Sin embargo, persisten quejas de ciudadanos por la escasez de gasolina en las ciudades del país.
desabasto de gasolina
Foto: Cuartoscuro.

CIUDAD DE MÉXICO.- Una ofensiva del nuevo Gobierno de México contra el robo de combustible ha provocado días de escasez en las estaciones de servicio en varios estados del centro del país, al llevar a los automovilistas a hacer largas filas para llenar sus tanques.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo en la Ciudad de México que la estrategia para enfrentar ese ilícito, conocido coloquialmente como “huachicoleo”, ha comenzado a dar resultados y que continuará el tiempo que sea necesario.

Recomendamos: AMLO presenta plan para erradicar el robo de combustible

El mandatario dijo que como parte de la estrategia, la petrolera estatal Pemex ha cambiado su forma de distribuir las gasolinas, lo que ha causado desabastecimiento en algunas ciudades de unos seis estados.

“Se va a normalizar el abasto y al mismo tiempo vamos a garantizar que no se roben combustibles (...) Estamos terminando de desplegar toda la acción. Tenemos una disminución en el robo(...) pero falta, no es un asunto de fácil manejo, se requiere de mucha perseverancia, de seguimiento”, agregó el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Sin embargo, los noticiarios de televisión y radio todavía dan cuenta de reportes de escasez en diferentes partes del país.

Publicidad

Trastornos a la economía

Un testigo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, dijo a Reuters que muchas estaciones de servicio de la localidad permanecían cerradas el domingo, a medida que las autoridades mueven más combustible con camiones cisterna y menos a través de oleoductos.

“He buscado en 10 gasolineras y no, no hay en ninguna”, comentó Alan Delgado, mientras trataba de llenar el tanque de su vehículo en una estación de servicio en Guadalajara.

Leer: El robo de gas LP representa pérdidas por 13 mil mdp

“Es algo grave y crítico porque el trabajo y el comercio se complica”, agregó. El robo de las bandas delictivas y trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) representa una gran pérdida de recursos para el Gobierno mexicano, pero las medidas tomadas para enfrentar el crimen también pueden afectar a la economía si la escasez se prolonga.

López Obrador, quien asumió en diciembre con la promesa de acabar con el crimen y la corrupción, dijo que en los últimos días se ha logrado reducir el robo de combustible y que la administración espera ahorrar 50,000 millones de dólares (mdd) con el combate a ese delito.

¿Complicado primer semestre?

Como parte de la estrategia, las fuerzas armadas de México intervienen en las instalaciones de Pemex en todo el país, incluida una refinería en la ciudad Salamanca, Guanajuato, donde el robo de combustible está relacionado con un reciente aumento de la violencia.

Pemex dijo además que se prioriza “el uso de medios de transporte más seguros para la entrega a las estaciones de servicio”, lo que conlleva retrasos en los estados de Hidalgo, México, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Querétaro.

Recomendamos: La técnica más común del robo de combustible

El servicio de las gasolinerías se iba a restablecer desde el domingo, después de que Pemex confirmó que reabrió el oleoducto Salamanca-León.

El Gobierno federal no ha dejado en claro si ve el transporte por ferrocarril y carretera como una solución a largo plazo para la distribución de combustible, un medio de transporte que es de 12 a 16 veces más caro que a través de un oleoducto, comentó el analista petrolero Gonzalo Monroy.

“Si esto se sigue alargando y extendiendo a otras zonas del país vamos a estar viendo un muy problemático primer trimestre para la economía mexicana”, dijo Monroy.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad