Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Para manejar la crisis…

Estos tel�fonos leen c�digos de barras y env�an la informaci�n en tiempo real sobre entrega de pedidos, inventario, etc�tera. (Carlos Arana) - (Foto: .)

 

  • Verifique que la amenaza es real Existen una serie estratagemas de los extorsionadores que son identificables como falsas, pues generalmente son ilógicas. Por ejemplo, el extorsionador le plantea que ha sido contratado para asesinarle y le ofrece negociar (Ver texto principal), o amenazas del tipo: “Te tengo vigilado y rodeado, sé que acabas de hacer un gran negocio hace poco, deposítame en tal cuenta o te voy a secuestrar a tu esposa y a tu hijo…”. Generalmente son mentiras.
  • Si la extorsión es telefónica Recuerde que el extorsionador tiene preparado un discurso que interpreta como un merolico, y que la voz es un objeto pulsional, libidinal y que embelesa. Trate de romper su discurso, pero no irritándose, sino fingiendo demencia. Diga, por ejemplo: “Hola, hola, hola… No se oye… ¿Eres tú, Juanito…? ¡Estos teléfonos siempre con fallas!” Mientras el extorsionador quedará confundido, usted quedará prevenido y con margen para actuar.
Publicidad
  • Negocie Si no pudo romper el discurso del extorsionador que llamó por teléfono, y estableció diálogo, mantenga la calma, anote el número que aparece en su identificador de llamadas y trate de obtener toda la información del extorsionador. Sea telefónica o presencial el planteamiento de la amenaza, negocie, porque la negociación le dará oportunidad de saber cuánto conoce el extorsionador de usted y sus negocios en realidad.
  • No cuente el episodio de modo indiscriminado Con cuantas más personas hable, más opiniones recibirá. No hable con nadie hasta que se haya comunicado con la autoridad o con un experto en este tipo de crisis.
  • No trate de actuar por su cuenta Tenga presente que por muy capacitado que esté su cuerpo de seguridad privada, no tiene la autoridad legal ni los requerimientos operativos para capturar al o los delincuentes. Denuncie ante las autoridades, y si tiene dudas sobre la integridad ética de las mismas, acuda a la instancia siguiente o a su contacto descrito en la recomendación 7.
  • De ser posible, no pague Si la evaluación de su consultor o asesor en seguridad lo recomienda, no pague. Recuerde que la extorsión es negocio porque se paga. En los Estados Unidos, por ejemplo, la ley sanciona al que paga y al que cobra por extorsión, lo cual inhibe su incidencia.
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad