Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Refresqueras bajarán 15% su producción

Con el impuesto que propone la Reforma Hacendaria, esta industria disminuiría sus volúmenes
Soda
Soda - (Foto: Getty Images)

Un impuesto especial a las bebidas azucaradas, que se propone en la Reforma Hacendaría podría incidir en los niveles de producción de la industria refresquera del país, al presentar la disminución de entre 10 y 15% en volumen, comentó Emilio Herrera, Presidente de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac).  

“Al disminuir el volumen se ve afectado el empleo a lo largo de toda la cadena productiva y proveedores, por ello podemos asegurar que generará desempleo en miles de mexicanos e incentivos para la informalidad”, aseguró Herrera.

En entrevista para Manufactura, el presidente de la Anprac aseguró que al disminuir el consumo de las bebidas se afecta el nivel de producción en la cadena productiva azúcar-refrescos. Esta cadena está integrada por productores de caña de azúcar, los ingenios, la industria refresquera, los productores de envases, empaques y los pequeños comerciantes, los cuales en conjunto generan 540 mil empleos y más de 3 millones de indirectos.

Publicidad

El valor de producción de estas bebidas representa 350 mil millones de pesos, equivalente al 2.3% del PIB Nacional. Se estima que la recaudación tributaria de esta cadena productiva representa 60,350 mdp, es decir el 4.1% de los ingresos tributarios.

Sin embargo, esta medida subiría los precios de las bebidas entre 15 y 20%, en promedio, dependiendo del empaque y precios. De esta forma, se incrementaría un peso por cada litro de refresco, según Herrera.

“El impuesto que se deberá de pagar es de un peso por cada litro vendido”, dijo Emilio Herrera al agregar que no hay manera de sustentar que un impuesto de estas características ayudará realmente a disminuir el problema de obesidad. En cambio, afectará a las familias más pobres, porque son las que más dinero de su gasto lo destinan a alimentos y bebidas saborizadas.

La industria  refresquera ya paga un IVA del 16%, lo que se presenta en la Reforma sería un impuesto adicional para los refrescos y un impuesto nuevo para las bebidas saborizadas.

Ante esto, el presidente de la Anprac asegura que los sectores afectados serían compañías que fabrican refrescos, así como bebidas a base de jugos, jarabes, polvos para bebidas saborizadas.

“Este impuesto no es a las bebidas, sino a los consumidores, porque se tiene que trasladar el costo a quien lo va a consumir”, agregó Herrera.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad