Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Presentar novedades para competir con asiáticos

La estrategia de Bridgestone se enfoca en lanzamientos y extensión de servicio posventa
llantas
llantas - (Foto: (Foto: Photos to go))

Al contexto de una economía de muy lento avance hay que sumarle el factor de las importaciones asiáticas: ya tiene 41% del mercado llantero en México. La preferencia por los neumáticos orientales se da básicamente por el precio, reconoce Alejandro Cortés, director comercial de Bridgestone. Resultan al menos 25% más baratos que el resto de los productos en el mercado.

Está el discurso de la baja calidad y la poca seguridad que las llantas baratas ofrecen a los usuarios. “Habrá que recordar que lo único que separa a un automóvil o camión del pavimento es el aire de la llanta. Están en juego familias, personas, carga”, sentencia. Sin embargo, en la vida cotidiana en una economía desacelerada, el propietario de un vehículo dialogará con su bolsillo y optará por el ahorro inmediato.

Bridgestone lo asume, comenta Cortés. De ahí que opte por presentar lanzamientos para promover sus productos, atender distintos segmentos y pelear su participación de mercado en general, que en el nicho de los neumáticos para autobuses (de carga, de transporte público, de turismo) se sitúa en 14.7%.

Publicidad

Si el usuario quiere ahorro, lo tendrá. De ahí que en la primavera de 2013 presentara su división Ecopia, que favorece un buen desempeño en rodaje que permita ahorrar combustible y a su marca Dayton, para línea económica en neumáticos.  Los autobuses y camiones preferirán invertir en equipo original para darle mantenimiento y luego renovarlo en las plantas (franquicias) de Bridgestone, en donde se conserva el casco de la llanta, un modo eficiente de reutilización, y se cambia el resto del cuerpo de la rueda.

Este es un genuino ciclo de ahorro, continúa Cortés, ya que alarga la utilidad de lo invertido en llantas. Como un estándar de referencia, los neumáticos de un camión estarán en servicio tres años (con revisiones de mantenimiento) y luego puede rodar otros más después de un servicio de renovación.

Aunque, claro, hay que considerar las reglas de cada compañía. “Hay autobuses que prefieren cambiar dos veces al año”, explica el directivo.

En el rubro de camiones y buses, el caballito de batalla de Bridgestone es el R245. Está entre los más solicitados, anota Cortés, por su calidad y desempeño.

La empresa tiene dos fábricas en México. Aquí manufactura llantas para automóvil, camioneta y camión, así como para maquinaria agrícola, industrial y fuera de carretera. La empresa proyecta una inversión en planta y otro lanzamiento para el primer trimestre de 2014, aunque Cortés no desea adelantar más datos por ahora.

A la compañía le beneficia la creciente industria automotriz, pues atienden directamente a los ensambladores, además de a los conductores locales.

“Cerraremos este año con un bajo crecimiento respecto al año anterior; en ventas nos afectó también los desastres por inundaciones en diversos puntos del país. Pero creemos que es una cuestión temporal y que 2014 será de recuperación”.

 

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad