Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La valentía de cambiarle el nombre a un producto

Pasan por un ciclo de vida que incluye introducción, desarrollo, crecimiento, madurez y declive
El valor de la marca es tan importante para un producto de consumo como para uno industrial. Al final del d�a, las operaciones son similares. (Olga Fabila)
El valor de la marca es tan importante para un producto de consumo como para uno industrial. Al final del d�a, las operaciones son similares. (Olga Fabila) - (Foto: .)

De acuerdo con los mercadólogos,  el cambio de nombre a un producto es una estrategia para extender el ciclo de vida del bien o servicio, pero también es una decisión de valentía porque una mala decisión puede incidir en la venta y aceptación del mismo.

Describen que los productos pasan por un ciclo de vida, que incluye introducción, desarrollo, crecimiento, madurez y declive.

En la etapa avanzada de la madurez, un cambio de nombre puede ser una extensión exitosa en el ciclo de vida del producto y puede ir acompañado de pequeñas modificaciones al mismo, y debe ser soportada por una fuerte estrategia de mercadotecnia y comunicación para impulsar el cambio.

Publicidad

Álvaro Valencia, consultor de marketing en España, considera que el cambio de nombre es una decisión complicada, atrevida y valiente, ya que puede cambiar la percepción del producto, así como la implicación de la gente con la marca, la fidelidad, posicionamiento.

Por ejemplo, la semana pasada Bimbo anunció el cambio de nombre de uno sus productos emblemáticos, el Negrito que en adelante se llamará Nito , como parte de su estrategia para renovar su imagen.

“Los nombres cortos tienen más onda”, fue el pequeño discurso que compartieron los encargados de llevar la cuenta de Facebook para Grupo Bimbo, y así, invitar a sus 434,897 usuarios a escoger el nuevo nombre del producto de 62 gramos.

Un cambio que no tuvo éxito fue el de Coca Cola en Colombia, generado tras un acuerdo con Cadbury en 2004, donde en lugar de mantener el nombre de Fanta, el producto se comercializó bajo el nombre de Crush, lo que afecto a la aceptación del producto entre los consumidores.

Al finalizar la alianza en 2012, Coca Cola regresó su marca Fanta y lo complementó con un mayor contenido de jugo de naranja a la fórmula del refresco.

Miguel Yáñez, socio director de la firma Primero Estrategia comenta que en China, la misma empresa refresquera, tuvo que cambiar el nombre que inicialmente fue presentado en el país asiático, Ke-kou-ke-la, porque descubrió que significaba “muerde el renacuajo de cera” o “yegua rellena de cera”.

Tras investigar los caracteres chinos cambió por “Ko-kou-ko-le”, que puede traducirse como “felicidad en la boca”.

Una estrategia más atrevida fue la que  Burger King en Estados Unidos, que  a mediados de este año para promocionar nueva línea de papas, cambio el nombre de su marca por Fries King, el nombre de las nuevas papas onduladas, que ofrecen un menor contenido de grasa.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad