Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

UNAM trabaja por prótesis de cobalto-cromo

De 300 pacientes con prótesis de acero, sobreviven solo 12 en 3 años
vie 30 mayo 2014 12:31 PM
protesis
protesis - (Foto: .)

De cada 300 pacientes a los que se les coloca una prótesis de acero inoxidable o cualquier otro metal, sólo sobreviven 12 en un lapso de tres años, señalaron informes del Instituto Nacional de Cancerología.

Ante la poca efectividad de las prótesis metálicas, la institución de salud y el Instituto de Investigaciones de Materiales de la UNAM se dieron a la tarea de trabajar en la aleación de cobalto-cromo, que permita hacer un dispositivo más duradero y que alargue la esperanza de vida de los pacientes.

Julio Juárez Islas, coordinador  del Programa Universitario de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la universidad, explicó que desde hace cuatro años trabajan en la fabricación de estas piezas, que miden 2.2 centímetros diámetro, dos de altura y 0.5 de espesor, cuyo costo es de 30 mil dólares por pieza.

Publicidad

Sin embargo, en octubre pasado el programa obtuvo los recursos necesarios para comenzar a  investigar la aleación de cobalto-cromo, como una solución a la necesidad de un material biocompatible, pero también resistente y duradero.

Después de varias pruebas de laboratorio –cuyo costo asciende a más de 10 mil pesos por prueba-,  el equipo de Juárez Islas encontró que al enfriar el metal  de manera rápida y aislada se reducen las deficiencias físicas secundarias, como el picado o la fractura de las piezas para la prótesis.

“Tenemos la infraestructura necesaria para fusionar el metal a más de dos mil grados centígrados y después solidificarlo en una cámara aislada de fusión de para evitar la oxidación durante este proceso”, explicó el investigador en entrevista con Manufactura.

Fue así como en menos de siete meses y con un presupuesto de apenas tres millones de pesos, el equipo consiguió la aleación, que le permitió fabricar la bio prótesis de corazón. Juárez Islas dijo que los médicos del Instituto Nacional de Cardiología están listos para usarla, no obstante, los investigadores todavía aplicarán más pruebas para garantizar su durabilidad, que debe ser igual al tiempo de vida del paciente.

Durante el proceso de investigación, el equipo también fabricó prótesis dentales y de cráneo, bajo la misma premisa de durabilidad y resistencia. El responsable del equipo señaló que han trabajado con el departamento de posgrado de la Facultad de Odontología para garantizar su uso en los pacientes.

“Vamos a tramitar los permisos ante las autoridades sanitarias para empezar a usarlos en humanos y una vez que tengamos los permisos entonces haremos la solicitud para comercializarlos”, explicó Juárez.

Por tanto, estima que en dos años estén concluidos los tráimtes y las prótesis de corazón, dientes y cerebro puedan utilizarse en el sector salud, beneficiando a la población.

Leer  Crean mano biónica que siente

Tags

Manufactura
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad