Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ni cerveza ni alcohol para rehidratarse

Las personas que trabajan con máquinaria a altas temperaturas, requieren bebidas con más sales
Cerveza
Cerveza - (Foto: sxc.hu)

Aunque la creencia dicta que las cervezas sirven para rehidratar al organismo cuando hace mucho calor, lo cierto es que el alcohol que contiene esta bebida deshidrata las células y provoca perdida de agua, o sea el efecto contrario a la rehidratación.

José Víctor Calderón, investigador en bioquímica médica del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, explicó que el problema de tomar cerveza –o cualquier otra bebida alcohólica-, es que las células pierden agua, se aumenta la generación de orina y se desajustan las hormonas encargadas de mantener el agua y los electrolitos de organismo por el efecto del alcohol.

A pesar de que la cerveza contiene el agua y electrolitos que el organismo necesita cuando está deshidratado, entre más alcohol consuma, más líquidos seguirá perdiendo. Al ser un diurético, los riñones funcionan en exceso para eliminar el agua y los electrolitos que contiene esta bebida y los que ya tenía el organismo, provocando un desajuste sistémico.

Publicidad

El cuerpo humano tiene en promedio 50 litros de agua con una buena cantidad de electrólitos -sodio, calcio, cloro y potasio-, cuya función es contribuir a que el líquido se absorba correctamente llegue a las células y los órganos cumplan sus funciones. También facilitan la entrada de los nutrientes en el intestino y la salida de moléculas de excreción a través de los riñones.

Al practicar ejercicio o realizar un trabajo que requiera esfuerzo (como en alguna fábrica a altas temperaturas) y se haga en condiciones extremas, el organismo también pierde agua a través del sudor. En ese momento, indicó Calderón, el intestino y el sistema renal empiezan a trabajar orquestados por el cerebro y un conjunto de hormonas: el cerebro emite señales de sed, el intestino absorbe el agua y el riñón retiene líquidos y electrolitos para mantener la cantidad correcta de agua en el organismo.

Si la actividad física continua, el organismo comienza a tener sed de manera más intensa, la garganta y la boca se resecan, hay poca orina, la presión arterial empieza a disminuir, hay mareos, dolor de cabeza, pérdida de equilibrio y coordinación motora y perdida del conocimiento.

“El líquido es esencial para mantener la presión arterial, por lo que las personas pierden la presión arterial, es similar a como si hubiera sangrado porque al deshidratarse, el plasma se reduce en volumen y la presión no puede mantenerse”, indicó el investigador.

En este punto, es imperante que el sujeto tome agua o una bebida rehidratante que contiene agua y electrolitos. Calderón indicó que las personas con una actividad física baja pueden beber agua y recuperar los electrolitos perdidos con alimentos ricos en sodio, potasio y calcio. En cambio, aquellos que realizan más esfuerzo o en condiciones extremas, requieren bebidas que contengan estas sales, para la recuperación inmediata.

En este caso, la cerveza podría contribuir a recuperar algo de estas sustancias. No obstante, más de una cerveza tiene el efecto contrario, lo cual la hace no recomendable como rehidratante.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad