Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Innovación química desde Ecatepec

Este es el laboratorio de Covestro, en el Estado de México, que servirá a múltiples industrias.
Covestro
Cortesía

La necesidad de contar con productos amigables con el medio ambiente sin sacrificar la calidad, seguridad y estética de los mismos, significa un reto para sectores como el automotriz o el de la construcción, pero una oportunidad de negocio para la industria química.

Tan sólo el segmento de recubrimientos industriales valdrá 115,400 millones de dólares (mdd) en 2024 desde los 89,500 que tendrá en 2019, según indica un reporte de la consultora Markets and Markets. Destaca que una parte de la expectativa se debe a la mayor demanda de soluciones que garanticen la durabilidad y estética de los productos finales como las defensas para automóvil.

Iván Castillo, director de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades (CAS) de Covestro México, coincide en que el uso de plásticos más sofisticados para reducir el peso de los vehículos y generar eficiencia en consumo de combustible, eleva la exigencia de las soluciones de empresas como Covestro.

Publicidad

Añade que la tecnología empleada por el fabricante de polímeros de alto rendimiento, permite el acabado brillante de los autos, y es similar a la utilizada para pintar aviones, expuesto a altas temperaturas, en tierra y muy bajas, en vuelo.

Innovación multisectorial

Recientemente, la compañía de origen alemán inauguró un nuevo laboratorio en su planta de Santa Clara, en el municipio de Ecatepec, en el Estado de México, para el desarrollo de aplicaciones del área de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades (CAS). El objetivo es crear soluciones para lograr productos con mayor durabilidad, resistencia, protección al deterioro ambiental tales como turbinas eólicas, edificios,
muebles, entre otros, incluyendo los automóviles.

Castillo, quien es ingeniero químico por la UNAM, prevé que el sector automotor es uno de los que más interés tendrá en el Laboratorio debido a que es el mercado más dominante para el negocio.

A nivel global, la industria automotriz acapara prácticamente más del 50% de todos los segmentos de Covestro. El resto está pulverizado en otros sectores, pero con una clara participación de la industria de la construcción para la cual desarrollan soluciones para adhesivos, selladores, recubrimientos y pisos industriales, entre otros.

Iván Castillo remarca que el objetivo del laboratorio también es expandir las aplicaciones disponibles a otras industrias que hoy tienen un papel menos protagónico en las operaciones de la compañía en México, como la aeroespacial.

Explica que en México este sector aún es discreto en términos de innovación para Covestro debido, en parte, a que los proveedores de (recubrimientos) para fabricantes de aeronaves sólo piden el apoyo para adaptar las formulaciones que usan a los estándares que hay en México, por ejemplo. "Nosotros colaboramos en el polímero".

Reconoce que el crecimiento de la industria aeroespacial en México fue uno de los motivos para el desarrollo del nuevo laboratorio. Este dinamismo, dice, nos lleva a considerar que en un futuro tendremos que contar con capacidades para desarrollo de soluciones para ese sector.

Leer más: México interesado en utilizar y explotar la "química verde"

Apuesta rentable

En 2018 el área de CAS a nivel global dejó ingresos para Covestro por 2,361 millones de euros (mde), que representa un 16% de las ventas, y casi un 68% de los ingresos generados por la compañía en la región de Norteamérica. La información disponible en su reporte anual, indica que esa región generó 519 mde en ingresos; solo por la división de CAS.

En promedio, la empresa en México crece poco más del doble de la economía nacional, un resultado que aumentará gracias al nuevo centro de innovación, según estima Iván Castillo.

En 2018 el PIB aumentó 2% según el Inegi, comparado con el 4.3% de Covestro, pero las nuevas instalaciones permitirán duplicar esa brecha para llegar a tasas superiores a 6%.

"El objetivo esencial es crecer al doble de nuestro crecimiento orgánico… sumar 2 puntos porcentuales más y, a partir de ahí, estimamos aumentar nuestra tasa de crecimiento por nuevas capacidades; sobre todo en la transferencia de tecnología, esencial en el desarrollo del mercado local", comenta.

El laboratorio tiene 198.5m2 de extensión. El monto de la inversión no fue revelado por la compañía. El director de CAS señala que la edificación forma parte del compromiso que ha tenido la compañía por invertir poco más de 270 mde en Investigación y Desarrollo en los últimos años. "Representan un 2% de los ingresos dela compañía y esa proporción que también hacemos en México".

Covestro
Cortesía
Covestro
Cortesía
Covestro
Cortesía

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad