Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cuándo vale la pena invertir en manufactura aditiva?

La fabricación de objetos capa por capa a partir de un modelo digital en 3D -manufactura aditiva- no es la mejor inversión para los procesos de producción de ciertas empresas.
impresión 3D
Foto: iStock

Cuando los procedimientos de producción y ensamblaje son sencillos, o no tan intensivos, y solo requieren de ciertas partes especializadas, el modelo económico de una máquina de impresión 3D no es tan conveniente, reconoce Marcos Razón, Director y Gerente General de HP Inc. Latinoamérica.

Si bien el gigante tecnológico HP apuesta a la impresión aditiva como el futuro de la manufactura en México, el directivo explica que esta forma de negocio apenas se encuentra en la etapa de adopción en el mercado mexicano y Latinoamericano en general, motivo por el cual HP centra su enfoque en 2 tipos de mercados clave:

*Clientes directos que requieren altos volúmenes.

Publicidad

*Proveedores de servicio de pago (PSP) que se encarguen de ello.

El gigante tecnológico considera, en un futuro no muy lejano, rentar el servicio de impresión 3D, además de los planes de financiamiento que ya tiene disponibles, pues además observan una oportunidad interesante en la tecnología orientada a servicios.

"Hay quienes en lugar de comprar una computadora, pagan una renta y unos tres años después cambian, eso lo vamos a aprovechar. (...) Porque nos dimos cuenta que en el mercado de manufactura, la tecnología estaba llevada por unos cuantos y era necesario democratizarla, como sucedió con las computadoras".

Leer más: La manufactura aditiva ya experimenta con 4D

El ahorro vs. las dificultades para obtener este tipo de manufactura

La ventaja más grande de esta tecnología es el ahorro de tiempo y la precisión con la que puede producir piezas funcionales dentro de procesos de ensamblaje en industrias como la automotriz, electrónica, médica, aeroespacial, energética, educativa, para la manufactura en masa.

Por otro lado, la inversión que requiere una empresa para este tipo de tecnología puede alcanzar hasta los 400 000 dólares, si su necesidad requiere de imprimir hasta 50 000 piezas anuales, dependiendo de la complejidad, tamaño y peso del objeto.

Otra dificultad es que los químicos y materiales con que actualmente se realiza este tipo de manufactura todavía es limitado pues los estudios deben ser rigurosos para cumplir con las exigencias de las industrias, sin embargo ya alistan el lanzamiento de una impresora de metal para este 2020.

La empresa recién colocó en el mercado impresoras 3D de alta producción, Jet Fusion 5200, con una capacidad promedio de impresión de hasta 50 000 unidades anuales, que superan las 30 000 del modelo anterior (4200).

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad