Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El eslabón más débil en la digitalización industrial

Tener información procesada de forma digital reduce riesgos dentro de espacios industriales.
Digitalización
El paso hacia lo digital también tiene el potencial de transformar las soluciones reactivas de una empresa, en decisiones proactivas. / Imagen tomada de Flickr: vilson frangaj

Mientras que la tecnología evoluciona y se fusiona con las industrias de forma cada vez más rápida, un sector laboral queda en las sombras de la digitalización. Se trata de aquellos empleados que constituyen el 80% de la fuerza laboral global, los llamados deskless workers, o trabajadores sin escritorio. Aquellos que, dada la naturaleza de sus empleos, viven sin registro digital de los datos que recopilan y analizan diariamente.

Se calcula que en el mundo hay alrededor de 2 mil 700 millones de trabajadores de este tipo, quienes comúnmente se encuentran en plantas de manufactura, refinerías, aeropuertos y construcciones, y que están acostumbrados a realizar sus trabajos de forma analógica.

Sin embargo, este método tradicional de llevar controles tiene repercusiones en los empleados, así como en los niveles de productividad de las compañías a las que pertenecen.

Publicidad

Utilizar lápiz y papel para registrar datos durante inspecciones manuales o mantenimiento de equipo, resulta en pérdidas de información o tabulación incorrecta de resultados. Confiar en registros analógicos significa perder la oportunidad de capturar, almacenar y analizar las grandes cantidades de información que se producen cada día.

Leer más: Freudenberg revoluciona la ciencia de los materiales con nueva simulación

Además, tener información procesada de forma digital reduce riesgos dentro de espacios industriales. Por ejemplo, en el caso de fugas de gas, o descuido en la observación de los niveles de presión de los equipos -eventualidades que pueden ser monitoreadas y prevenidas de forma digital- puede haber accidentes graves y costosos.

En México, un país cuyo crecimiento se debe en gran parte a este tipo de empleados, digitalizarlos constituye uno de los mayores retos para las empresas públicas y privadas.

La digitalización permite operar de manera predictiva, lo que impulsa la productividad, fortalece la seguridad y reduce costos.

¿Cuál es el costo de no digitalizarse?

Los procedimientos operativos manuales se interponen en el crecimiento de la productividad e implican reparaciones costosas y gastos de seguro, lo que se traduce en la pérdida de millones de dólares para las empresas.

Una encuesta de Emergence Capital entre 100 compradores de TI de las ocho principales industrias que emplean trabajadores sin escritorio, encontró que más allá de la automatización, la iniciativa actual de las empresas es empoderar a los colaboradores con tecnología y 82% de ellos planea elevar su inversión para lograrlo.

Las empresas invierten en tecnología para sus trabajadores sin escritorio principalmente para elevar la productividad (33%), mejorar la experiencia de los empleados (23%) y reducir costos (21%).

El paso hacia lo digital también tiene el potencial de transformar las soluciones reactivas de una empresa, en decisiones proactivas.

Con los análisis predictivos derivados de los datos, los operadores ya no tienen que esperar a que la máquina se averíe: recibirán avisos con mucha antelación y pueden responder rápidamente para evitar pérdidas de producción, problemas de seguridad y desgaste de la maquinaria.

En un país como México, que depende enormemente de estos empleados, el invertir en la digitalización podría transformar el sector industrial y la vida de los trabajadores.

¿Cómo pinta el futuro para los trabajadores sin escritorio?

Los trabajos realizados por esta fuerza laboral no solo en México sino a nivel mundial aún son demasiado complejos para ser reemplazados por computadoras. No obstante, los tomadores de decisiones deben afrontar el rezago tecnológico y comenzar a proporcionar herramientas digitales que ayuden al trabajador y a la empresa a alcanzar su máximo potencial.

Entonces, ¿hacia dónde debemos movernos como empresas? Estamos en el momento adecuado para apostar por esta transformación y adoptar estas soluciones es inaplazable para aquellos que busquen ser más competitivos en un ecosistema de economía digital.

Quienes no se sumen a esta evolución corren el riesgo de desaparecer en un futuro muy próximo, por lo que resulta clave (1) conocer las necesidades y desafíos centrales de las industrias para digitalizarse, con opciones basadas en IA, RA o machine learning, (2) crecer exponencialmente el registro de datos y (3) acercarse a compañías que durante años han desarrollado soluciones tecnológicas para verdaderamente conectar a los trabajadores.

Entre más predictivos sean los modelos, más productivos serán los trabajadores, en un ambiente más seguro y de alta competitividad para las empresas.

La autora es General Manager, Honeywell SPS México.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad