Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una vacuna contra el Covid-19 llegaría más tarde a México

Aún cuando las farmacéuticas logren una vacuna contra el Covid-19 en el primer trimestre de 2021, ésta podría estar disponible en instituciones de salud públicas más allá de 2025.
mié 20 mayo 2020 05:52 PM
FILE PHOTO: Small bottles labeled with a "Vaccine COVID-19" sticker and a medical syringe are seen in this illustration
Los participantes del AMIIF Lab, denominado las Vacunas COVID-19: ¿En qué va el desarrollo de las posibles vacunas?
coincidieron en que se trata de una carrera contra el Covid-19 y no entre empresas. REUTERS/Dado Ruvic

La colaboración actual que se ha visto entre las propias empresas de la industria farmacéutica, así como con instituciones públicas y centros de investigación alrededor del mundo, es crítica para la investigación y desarrollo de vacunas contra el COVID-19, pero también para garantizar el acceso a todos los países, especialmente los que presentan mayor incidencia de casos.

Asimismo, es indispensable avanzar en la tramitología que implica la aprobación por parte de las agencias reguladoras, pues en el caso de México, el acceso a la vacuna puede demorar más de 4 años a partir de que se solicita el registro ante el Comité de Moléculas Nuevas, de la Cofepris.

“Tenemos análisis del proceso regulatorio y de aprobación para una molécula nueva en México, que sería el caso de una potencial vacuna para la enfermedad COVID- 19, que indican que, desde el inicio de los trámites de solicitud de registro ante Cofepris, hasta su disponibilidad en el sistema de salud pública, puede tomar 4.2 años”, afirmó Fernando Fon, director médico y de Asuntos Regulatorios de AMIIF.

La estimación se basó en días hábiles y la suma del tiempo que en los hechos ocupa cada fase del proceso. Cinco meses para el proceso y deliberación del CMN, nueves meses para lograr el registro sanitario y tres años para tener la disponibilidad en instituciones de salud pública.

Obtener el registro sanitario para llevar la vacuna al mercado privado podría llevar entre 1.2 y hasta 2 años, según Fon.

Destacó que si bien hay colaboración entre empresas, instituciones académicas y científicas, y existe la posibilidad de lograr una vacuna a inicios de 2021, hasta ahora no se han relajado los estándares de los organismos reguladores que garantizan la seguridad, la calidad y eficacia de nuevos medicamentos y vacunas.

De acuerdo con la AMIIF la vacuna podría estar disponible en el mercado privado entre 1.2 y hasta 2 años después de iniciar el proceso ante Cofepris.
Hasta el momento, los tiempos para tener la vacuna disponible en el sistema de salud público no se han relajado, según Fernando Fon, de la AMIIF.

Garantizar el acceso

Alejandro Cane, jefe de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la división de vacunas de Pfizer, afirmó que independientemente del fabricante que logre la vacuna, lo que se tiene que hacer es garantizar su acceso a la población y para ello, la priorización de grupos vulnerables será la clave.

Durante el primer “AMIIF Lab, denominado las Vacunas COVID-19: ¿En qué va el desarrollo de las posibles vacunas?” aseguró que se trata de una carrera contra el virus y no entre empresas, de ahí que recordó que la compañía está redoblando esfuerzos para ampliar su capacidad de producción a nivel global.

En días recientes, la farmacéutica compartió que planeaba transferir más de su producción de medicamentos a contratistas externos, –Catalent y Lonza Group, entre ellos–, con el fin de liberar capacidad de producción que podría ser utilizada de cara a una producción a gran escala de vacunas. Asimismo, ya prepara la producción en cuatro de sus plantas, tres en Estados Unidos -Michigan, Massachusetts y Misuri–, y una en Puurs, Bélgica.

“Es un esfuerzo de todos y para tener una vacuna –que es la herramienta ideal para controlar la infección–, se requiere una producción enorme. La palabra clave es la colaboración y aprender de forma conjunta de las pandemias que han pasado para superar esta y estar preparados para las que vendrán”, coincidió Alejandrina Malacara, directora médica de la unidad de Vacunas de Sanofi –Sanofi Pasteur.

Al resaltar la colaboración entre compañías refirió que la empresa produce unas 200 millones de vacunas al año, lo que representa 40% de las vacunas que se fabrican en todo el año.

A partir de febrero, Sanofi se alió con la Oficina de Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada (BARDA por sus siglas en inglés) del gobierno de Estados Unidos para trabajar en el desarrollo de una vacuna contra el virus.

La estadounidense apoya con fondos para la investigación y Sanofi aprovecha todo el background que tiene cuando desarrolló la vacuna para el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2014. Asimismo, mantiene un proyecto de colaboración con Translate Bio, una compañía terapéutica de ARN mensajero (ARNm) en etapa clínica, para buscar la vacuna contra este brote.

¿Vacuna en el 1T de 2021?

Eduardo Franco, director Médico en Janssen Pharmaceutica, propiedad de Johnson & Johnson, añadió que la empresa en alianza con BARDA, han invertido más de 1,000 mdd para desarrollo de investigación clínica de la vacuna contra el Covid-19, y hasta abril, ya tenía seleccionada a vacuna candidata cuyos primeros lotes estarían listos hacia el primer trimestre de 2021.

JanssenVaccine.png
De acuerdo con el plan de Janssen, propiedad de Johnson & Johnson, la vacuna podría ser una realidad hacia el primer trimestre de 2021.

Detalló que los estudios fase 1 empiezan en septiembre y los primeros resultados se tendrían hacia diciembre. “Lo ideal es que pronto tengamos la aprobación regulatoria y con ello agilizar la producción de la vacuna (…) estamos buscando que los estudios de investigación clínica se traigan a México; pero aún no se ha definido”.

El objetivo es producir 1,000 millones de vacunas y la distribución, según Franco, se destinará en primera instancia a los países más afectados por la pandemia.

Publicidad
Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad