Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Farmacéuticas reabren sus puertas a anticancerígenos con "misil teledirigido"

El método ha centrado la atención de la industria biotecnológica por décadas. Sin embargo, muchos fármacos antitumorales experimentales han fracasado por la complejidad del proceso.
Laboratorio
La capitalización de mercado de la empresa biotecnológica estadounidense Immunomedics ha aumentado en más de un 60% hasta 4,300 mdd en los últimos seis meses.

Decenas de farmacéuticas están realizando ensayos con humanos para un récord de 89 terapias que vinculan anticuerpos a agentes químicos en la lucha contra el cáncer, un reflejo de la renovada confianza en un tendencia médica que hasta ahora no había dado frutos, según un análisis llevado a cabo para Reuters.

Los investigadores describen estas combinaciones de anticuerpos y fármacos, o ADC (por sus siglas en inglés), que están estudiando empresas como AztraZeneca y GlaxoSmithKline, como "misiles teledirigidos" que tienen un poderoso efecto anticancerígeno.

Están diseñados para concentrarse en los tumores y luego liberar citotoxinas que suministran hasta 10,000 veces la potencia de la quimioterapia estándar, a la vez que minimizan el daño a los tejidos sanos.

Publicidad

El método ha centrado la atención de la industria biotecnológica por décadas. Sin embargo, muchos fármacos antitumorales experimentales han fracasado por la complejidad de combinar el anticuerpo adecuado con el agente tóxico apropiado. Algunos se han abandonado por resultar poco efectivos, otros eran demasiado dañinos.

Entre 2000 y 2018, sólo cinco fármacos inmunoconjugados obtuvieron aprobación regulatoria. Solo uno de ellos, el Kadcyla de Roche, aprobado en 2013 para el cáncer de mama, ha superado los 1,000 millones de dólares (mdd) en facturación anual, después de que los datos del año pasado mostraran que potenciaba la supervivencia sin cáncer de algunos pacientes en comparación con el tratamiento estándar, el Herceptin de Roche.

Sin embargo, con el tiempo, los científicos han ideado mejores formas de conectar las cargas útiles y los anticuerpos y llegar con mayor precisión a los tumores. Cada vez se sabe más sobre cómo diseñar los ADC para matar incluso a las células cancerosas circundantes que antes escapaban a la destrucción.

"Lo que estamos viendo ahora son los beneficios de la maduración de la ciencia", dijo Chris Martin, presidente ejecutivo de la empresa suiza ADC Therapeutics y pionero en estas terapias. "Se ha tardado al menos una década, probablemente más de 15 años, para empezar realmente a convertir este arte en una ciencia".

En 2019, los reguladores de Estados Unidos aprobaron tres ADC, la mayor cantidad en un solo año, como tratamientos de última instancia basados en estudios que mostraban que ayudaban a pacientes cuyo panorama de supervivencia era sombrío.

Te puede interesar: OMS certifica a Silanes para combatir envenenamiento por serpiente

Entre ellos se encuentran Enhertu, el fármaco para el cáncer de mama de AstraZeneca y de Daiichi Sankyo, que se demostró que ayudaba a pacientes en los que numerosos tratamientos anteriores habían fracasado a sobrevivir una media de más de 16 meses antes de que su enfermedad empeorara.

Padcev, un medicamento para el cáncer de vejiga de Astellas y Seattle Genetics, también recibió una aprobación acelerada en diciembre, basada en las pruebas de que el 44% de los pacientes en los que había fracasado la inmunoterapia mostraron una mejora, y en algunos casos, sin rastros de cáncer, cuando fueron evaluados tras el tratamiento.

El medicamento Polivy, de Roche, recibió luz verde contra el linfoma en junio, después de producir tasas de respuesta completas, sin indicios de enfermedad, en el 40% de los pacientes cuando se combinó con otras dos terapias.

Nuevo récord

Aunque los tres medicamentos deben demostrar su valía en nuevos ensayos, la industria se muestra cada vez más optimista en cuanto a la posibilidad de que haya llegado el momento de los ADC.

El número de candidatos ADC se encuentra en niveles sin precedentes, según los datos de la consultora Beacon Targeted Therapies recopilados para Reuters, basados en una revisión de los planes de las compañías. Y hay varias decenas de ADC en ensayos preclínicos.

La firma londinense Beacon asesora a los fabricantes de medicamentos sobre las terapias teledirigidas, ayudándoles a decidir si deben buscar nuevos medicamentos o redirigir sus esfuerzos en algunos ya probados, basándose en las tendencias de la industria.

Entre los proyectos actuales de ADC se encuentra el belantamab mafodotin de GlaxoSmithKline para el mieloma múltiple.

ADC Therapeutics, participada por la empresa de capital riesgo Auven Therapeutics, tiene varios estudios sobre fármacos experimentales, algunos con su socio danés Genmab, sobre cánceres de la sangre y tumores sólidos.

La capitalización de mercado de la empresa biotecnológica estadounidense Immunomedics ha aumentado en más de un 60% hasta 4,300 mdd en los últimos seis meses, adelantándose a la decisión de finales de diciembre de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos sobre su ADC contra el cáncer de mama triple negativo, que es difícil de tratar y tiene un mal pronóstico.

ImmunoGen, con sede en Massachusetts, recibió buenas noticias en diciembre sobre su ADC contra el cáncer de ovario, cuando la FDA indicó que podría convertirse en candidato para una aprobación acelerada.

El aumento de las inversiones en ADC se ha visto impulsado, en parte, por las mejoras en la tecnología de emparejamiento del anticuerpo con las toxinas anticancerígenas, los llamados "linkers" o conectores, manteniendo la unión estable en el sistema circulatorio hasta que el veneno pueda ser liberado en el tumor en cuestión. "Hay un resurgimiento porque hay una nueva generación de moléculas en las que el conector es más eficiente", dijo a Reuters Giuseppe Curigliano, director clínico de desarrollo inicial de fármacos del Instituto Europeo de Oncología de Milán.

Apostando al crecimiento

Este optimismo ha hecho que empresas como Merck KGaA y Lonza pongan en marcha sus instalaciones, con la esperanza de que los laboratorios externalicen la compleja producción de inmunoconjugados.

Merck espera que el mercado general de los inmunoconjugados crezca más de 20% en los próximos años, impulsando su negocio, que incluye la fabricación de anticuerpos monoclonales, conectores y agentes citotóxicos.

Su competidor Lonza, que ayuda a fabricar los dos ADC de Roche y prevé un crecimiento anual del 9% para el llamado mercado de bioconjugados, está invirtiendo millones de dólares en su planta suiza, donde produce inmunoconjugados para otras farmacéuticas.

"Lo que vemos a lo largo del tiempo en Lonza es una buena demanda de capacidad", dijo Iwan Bertholjotti, jefe de desarrollo comercial de bioconjugados de Lonza. "Es una buena señal de que el mercado está en auge".

Te puede interesar: El T-MEC reducirá protección a las biomedicinas

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad