Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La industria alimentaria del Siglo XXI necesita tecnologías innovadoras

Las nuevas tecnologías dan forma a "no morir de hambre" en el futuro.
Agricultura
Para el año 2050 podría haber hasta 10 mil millones de personas viviendo en la Tierra. Para satisfacer la demanda, la producción agrícola debería incrementarse en alrededor de dos tercios para ese año.

La agricultura es una industria que no es ajena a las tecnologías disruptivas, especialmente cuando se trata del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). Este es un buen desarrollo dentro de un mundo globalizado que experimenta escasez de alimentos en varios lugares. Sin embargo, el IoT no es una panacea en la agricultura o en la industria alimenticia, siempre y cuando el pensamiento fundamental permanezca sin cambios, comenta Christian Zeh, Senior Manager New Technologies and Markets, de Paessler.

Además del blockchain y la Inteligencia Artificial, IoT es una de las principales tendencias que está cambiando la industria TI desde cero. Es un tipo de red donde los objetos inteligentes se conectan entre sí y con el mundo exterior a través de Internet. En este tipo de comunicación inteligente, se utilizan sensores y procesadores. Cada vez más, la red integral está incluyendo otros elementos, como viñedos y campos, en términos reales.

Pero ¿cómo usan los agricultores las tecnologías de IoT? ¿Cómo se benefician los consumidores, que son cada vez más críticos y buscan una agricultura sostenible? ¿Y cómo evita IoT alejar a los agricultores de su responsabilidad social?

Posibles aplicaciones de la IoT en la Agricultura

Además del ejemplo práctico comentado, hay, por supuesto, numerosas áreas de aplicación para IoT en la agricultura. Aquí hay algunos términos clave que puede encontrar una y otra vez:

· La Agricultura de Precisión (Precision Farming) es un método que persigue el objetivo de administrar las tierras agrícolas de manera específica y diferenciada. La Ganadería de Precisión (Precision Livestock Farming) extiende esta área a la ganadería.

Publicidad

· La Tecnología de Velocidad Variable (Variable Rate Technology) es una subdivisión de la Agricultura de Precisión y un método para la labranza del suelo de impacto parcial o específico del sitio, que utiliza DGPS y otras tecnologías.

· El monitoreo del rendimiento en la producción sirve, entre otras cosas, para chequear el flujo de granos, el contenido de humedad y la cosecha total.

· La Irrigación Inteligente (Smart Irrigation) está diseñado para mejorar la eficiencia del consumo de agua para reducirla y conservar los recursos.

· Los Sistemas de Gestión de Granjas (Farm Management Systems) proporcionan a agricultores y accionistas de grandes fincas información sobre todos los procesos y la capacidad de optimizarlos y controlarlos con precisión.

Leer más: Desarrollan método para aumentar rendimiento en cultivos de trigo

¿Y qué significa 'Inteligente'?

Zeh explica que si Inteligente es sólo la reacción a un agravamiento del clima y el aumento potencial de la ganancia propia, entonces "inteligente" en realidad parece bastante ilógico. Los consumidores son cada vez más críticos y cuestionan lo que consumen. IoT no puede alejar a los agricultores de sus responsabilidades sociales.

En diferentes zonas climáticas, especialmente en las más cálidas, suelos fértiles se pierden debido a prácticas de riego incorrectas. Cuando la lluvia es escasa, el agua subterránea se bombea a los campos, las sales naturales contenidas en el suelo se disuelven y se elevan hacia arriba con el agua que se evapora. ¡Estos métodos no sustentables han llevado a la pérdida de aproximadamente una cuarta parte de las tierras utilizadas para la agricultura en los últimos 25 años, y cada tres años un área del tamaño de Alemania se convierte en desierto! Durante el mismo período, la población mundial ha crecido en unos dos mil millones de habitantes.

Para el año 2050 podría haber hasta 10 mil millones de personas viviendo en el planeta tierra. Todos necesitarán alimentos y, con una creciente prosperidad, desarrollarán mayores demandas, por ejemplo, de más carne y productos lácteos. Para satisfacer estas demandas, la producción agrícola debería incrementarse en alrededor de dos tercios para ese año. En particular, el agua, los suelos fértiles y la biodiversidad deben utilizarse y conservarse de manera más inteligente, y sobre todo de manera más efectiva. Esto es una ilusión, si analiza la situación actual de la agricultura en todo el mundo. Si esta tendencia caótica continúa, las cosechas caerían hasta en 12% en los próximos 25 años. El hambre sería un problema aún mayor de lo que es hoy para grupos de población específicos.

IoT no es la primera aplicación del mundo digital en la agricultura. Durante aproximadamente dos décadas, la agricultura ha estado utilizando todas las posibilidades técnicas para diseñar los procesos respectivos de la mejor manera y más precisa posible (Agricultura de Precisión) y para optimizarlos a través del control inteligente (Agricultura Inteligente). Sin embargo, a menudo esto no ha llevado a una agricultura más sostenible, mejor y más saludable.

Cómo no morir de hambre: Hidroponía

Zeh comenta que la tecnología no nos quita ninguna responsabilidad. Creer esto plantea un dilema moral del Siglo XXI.

La hidroponía es el arte de cultivar plantas con agua. La palabra proviene del griego "hidro" (agua) y "ponos" (trabajo). El concepto fue ampliamente descrito en 1930 en la Universidad de Berkeley por el Dr. W. E. Gericke, pero este método cultural ha existido por mucho más tiempo.

Éstos son algunos de los beneficios más impresionantes de la hidroponía:

· Menor consumo de agua (por ejemplo, una ensalada simple en la producción tradicional requiere aproximadamente de 20 a 30 litros de agua, con hidropónicos sólo 2 litros).

· Aprovechamiento óptimo del potencial genético de una especie vegetal.

· Mejor control del suministro de nutrientes.

· Mejora el rendimiento y la calidad.

· Crecimiento más corto para diferentes variedades.

· Uso más eficiente del espacio disponible.

· Ahorros considerables o incluso renuncia completa a los fertilizantes.

· No se requieren herbicidas.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad