Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Detrás de la cerveza envasada en PET

Aditivos ingleses y maquinaria modificada, entre las claves de Misterios Marakame, para crear la primer cervecera artesanal en botella de plástico de Latinoamérica.
La propuesta de Misterios Marakame es la única cerveza artesanal con envase PET de América Latina, según sus creadores.

Pensar en una cerveza envasada en PET podría no ser la primera opción para alguien que gusta de esta bebida. Las dudas sobre el sabor y la calidad serían naturales en un mercado donde el vidrio y el aluminio son dominantes.

Hugo Palma y sus socios encontraron la forma en cómo crear la primer cerveza envasada en PET y evitar que el líquido se degrade rápidamente, gracias a la ingeniería que hay detrás de la botella. La denominaron Misterios Marakame, que según sus creadores, se ostenta como la única cerveza artesanal con envase PET de América Latina.

“La tecnología del envasado y tapado en rosca protege el líquido durante varios días después de abrirla por primera vez, el líquido se degrada muy poco gracias a la tecnología del material y al mecanismo de la tapa”, aseguró Palma, ingeniero mecatrónico y cofundador de la cervecera con operaciones en Guadalajara, Jalisco.

Publicidad
Crear la botella de PET de 710 ml requirió de dos años de pruebas y siete moldes distintos.

Además de ser un material reciclable, la botella tiene propiedades adecuadas de filtros Ultravioleta (UV) a las que se sumaron un aditivo de origen inglés para CO2 (dióxido de carbono) y para O2 (oxígeno). Estos elementos “ayudan a que no se dañe la cerveza y se prolongue un poco más la vida en el anaquel”.

De los cinco integrantes de Misterios Marakame, cuatro son ingenieros especialistas que realizaron dos modificaciones a las máquinas coreanas. La inversión que requirieron fue de unos 600,000 pesos, con objetivo de optimizar sus resultados.

Las importaron debido, en parte, a que la tecnología disponible en México resultaba más cara. “El costo para una Pyme como la nuestra no se compara… Una máquina como esa pero de aquí me hubiera costado más del doble”, cuenta Palma.

Realidad artesanal

El directivo agregó que si bien la proveeduría local juega un papel fundamental para que la industria artesanal de cervezas logre innovaciones como la suya, la realidad es que las opciones nacionales no están al alcance del método artesanal.

No tenemos maltas locales, tenemos que importar todo para que nos den buenos precios
Hugo Palma

Lo dicho por Palma rememora una cuestión que ya fue tema de análisis por parte de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) a inicios de 2016, cuando la Autoridad Investigadora del órgano antimonopolios, inició una investigación para determinar la “probable existencia de barreras a la competencia y libre concurrencia en el mercado de la producción, distribución y comercialización de semilla y grano de cebada maltera utilizados para la producción de cerveza”.

El caso fue cerrado en junio de 2017 debido a que Impulsora Agrícola (IASA), sociedad con participación de los dos principales grupos cerveceros del país: Grupo Modelo (ABInBev) y Heineken México, dejó de operar. Desde 1958 y hasta esa fecha prácticamente era el único oferente de semillas y las empresas que lo integraban, eran los principales compradores.

El Máster y doctor en Derecho de la Competencia, Javier Ginebra Serrabou, había señalado en una colaboración con un diario especializado en negocios, que el hecho de que los malteros dependan de los “dos únicos jugadores del mercado”, propicia que los cerveceros artesanales compren en el extranjero, lo que “impide competir con los precios” de la industria.

Las maltas que dan vida al mosto que se utiliza para la fermentación son de origen europeo.

Según información de su sitio web, la cebada y granos que conforman Misterios Marakame son maltas de origen europeo que dan vida al mosto que se utiliza para la fermentación”. A ellos se añaden elementos que dan personalidad a dos de sus cervezas: Maxa y Ayé. La primera tiene notas de café y cacao tostado, por ejemplo.

El envasado en PET surgió como parte de la búsqueda de otros nichos para la producción de botellas PET que realizan sus empresas ‘hermanas’ PADMO y PBMSupport, dedicadas al empaque, construcción de moldes de botellas y procesos de soplado, respectivamente, y que operaban antes de concebir la idea de incursionar en el mundo cervecero.

Uno de los objetivos de Misterios Marakame es envasar hasta 2,000 litros mensuales durante su primer año de presencia formal en el mercado mexicano.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad