Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Carlos Ghosn se declara injustamente detenido

En su primera comparecencia pública, el ejecutivo negó que Nissan haya pagado sus pérdidas económicas.
Esquema de la comparecencia de Carlos Ghosn ante la justicia de Japón
Esquema de la comparecencia de Carlos Ghosn ante la justicia de Japón / Foto: AFP.

El empresario Carlos Ghosn, nacido en Brasil, destacó entre los ejecutivos de la industria automotriz del mundo como un adicto al trabajo, capaz de hacer que una empresa al borde de la quiebra vuelva a ponerse en pie rápidamente.

Como presidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Motors, Ghosn, de 64 años, creó un imperio industrial, con 470,000 empleados que el año pasado vendieron 10.6 millones de vehículos de 122 fábricas de todo el mundo.

Pero el grupo entró en una “turbulencia”, después de que la policía japonesa arrestó en noviembre a Ghosn, bajo sospecha de no haber declarado a las autoridades fiscales japonesas todos sus ingresos como presidente de Nissan.

Recomendamos: Carlos Ghosn, el hombre detrás de una alianza automotriz poderosa

Ghosn aseguró este martes ante un juez de Japón haber sido "falsamente acusado y detenido de manera injusta" en su primera comparecencia, casi dos meses después de su arresto.

El empresario se defendió con voz clara y firme sin mostrar ninguna emoción, en una audiencia que atrajo la atención de la prensa de todo el mundo y de numerosos curiosos.

Publicidad

Vestido con un traje oscuro, parecía más delgado a su llegada, esposado y con una cuerda en torno a su cintura. La audiencia duró casi dos horas.

"Actué con honor"

Ghosn dijo haber actuado "con honor, legalmente y con el conocimiento y la aprobación de los directivos de la compañía”, según una declaración escrita que él debía leer.

Aseguró que en absoluto había hecho que Nissan compensara sus pérdidas personales y detalló que las transacciones por las que se le acusa de abuso de confianza corresponden a las sumas transferidas por una filial de Nissan a un empresario saudí, mismas que fueron para pagar unos servicios realizados para el grupo en la región del Golfo.

Leer: El brazo derecho del ex presidente de Nissan sale libre bajo fianza

Publicidad

En tanto, el juez justificó la prolongación de su detención por un riesgo de fuga. "Hay suficientes elementos para considerar que el sospechoso podría incitar a personas implicadas a tapar infracciones", alegó el magistrado Yuichi Tada.

El equipo de abogados, encabezado por un exfiscal, Motonari Otsuru, presentará un pedido de fin de detención para su cliente, que estará en prisión hasta el viernes por sospechas de abuso de confianza.

Pero puede ser nuevamente acusado con los mismos cargos, confió Otsuru a la prensa. Llegado el caso, comenzará entonces un nuevo periodo de detención provisoria, que se superpone a la que ya cumple tras su primer procesamiento el 10 de diciembre.

El “matacostos”

Apodado el "Cost Killer" en Francia, Ghosn comenzó su carrera con el fabricante de neumáticos Michelin y, tras una temprana etapa en Brasil, fue rápidamente ascendido y se ganó la reputación por sus operaciones en América del Norte.

Publicidad

A partir de ahí, fue contratado por Renault en 1996 para trabajar junto con el entonces director general Louis Schweitzer, para devolverle rentabilidad a la empresa.

Apenas tres años después, fue enviado para dirigir el recién adquirido grupo Nissan, con el reto de hacer lo mismo en un plazo de dos años. Lo hizo en uno.

Recomendamos: La alianza Nissan-Renault-Mitsubishi está en riesgo

Su labor lo convirtió en un héroe en Japón, donde existen incluso mangas dedicados a este hombre de negocios conocido por estar siempre despierto antes del amanecer y por dormir solo seis horas.

"Un jefe debe tener 100% de libertad para actuar y 100% de responsabilidad por lo que hace. Nunca toleré ninguna excepción a ese principio, nunca aceptaré ninguna interferencia", dijo en una ocasión.

Trotamundos

Publicidad

Cruzar fronteras nunca fue un problema para Ghosn. Habla portugués, español, italiano, francés e inglés de manera fluida y tiene un buen conocimiento de japonés.

Nacido en Brasil el 9 de marzo de 1954 de padres libaneses, el empresario podía distinguir los tipos de coches solo por el sonido de sus bocinas a la edad de cinco años. Con seis años, fue a vivir con su madre a Beirut, la capital libanesa, donde asistió a una escuela jesuita.

Más tarde, Ghosn se mudó a París donde se diplomó de dos de las universidades más elitistas de Francia, lo que incluye a la escuela de ingeniería Politécnica. Ghosn tiene pasaporte francés.

Leer: La prensa japonesa exhibe ‘más trapitos al sol’ de Carlos Ghosn

Tras devolver a Renault y Nissan una base financiera sólida, presionó para desarrollar coches eléctricos, de los primeros en la industria.

Publicidad

Sin embargo, también preservó su parcela personal con su esposa y sus cuatro hijos. "No llevo trabajo a casa. Juego con mis cuatro hijos y estoy con mi familia los fines de semana", dijo en una ocasión a la revista Fortune. "Cuando voy a trabajar el lunes... llego con buenas ideas por estar recargado".

Sin embargo, los grandes ingresos generados por su éxito empresarial causaron algunos problemas, sobre todo con el gobierno francés, que posee 15% de Renault.

Sus ingresos ya habían causado polémica

Su remuneración combinada alcanzó 13 millones de euros —unos 14.8 millones de dólares (mdd)— el año pasado, según la consultora de gobierno corporativo Proxinvest.

En 2016, el Estado francés se unió a 54% de los votantes en la reunión anual de los fabricantes de automóviles y se negó a autorizar un paquete salarial de 7.25 millones de euros para su puesto en Renault.

Publicidad

Leer: Renault ratifica a Carlos Ghosn como su presidente

El consejo de administración de Renault anuló la votación, pero Ghosn aceptó posteriormente un recorte salarial, después de que Emmanuel Macron, entonces ministro de Finanzas de Francia, amenazara con intervenir con una nueva ley de compensación.

Desde entonces, las relaciones han mejorado, con la aprobación por el Gobierno de un nuevo mandato para Ghosn como presidente ejecutivo de Renault, a cambio de un recorte salarial de 30%, y el nombramiento de Thierry Bollore, su esperado sucesor, como su adjunto.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad