Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los permisos de importación de combustibles no se ejercen por estas razones

A septiembre, los privados hicieron 7% de las importaciones totales de gasolinas; el robo de combustibles y la falta de desarrollo de infraestructura inhiben la intención de comprar en el extranjero.
Tanques de almacenamiento de hidrocarburos
Foto: iStock

CIUDAD DE MÉXICO.- Las empresas poseen más de 1,000 permisos para importar gasolinas, diésel y turbosina, como fruto de la apertura a los privados para la compra de combustibles que se dio en 2016.

“Al 23 de agosto de 2018, se encuentran vigentes un total de 1,068 permisos de importación de petrolíferos, de los cuales 542 corresponden a diésel, 440 de gasolinas y 86 de turbosina”, según información de la Secretaría de Energía (Sener). Sin embargo, a la fecha, apenas un puñado de firmas ha hecho uso de este derecho.

Leer: Hidalgo es de los estados más afectados por el “huachicoleo”

Publicidad

Andeavor (antes llamada Tesoro) es una de ellas: ha logrado realizar importaciones hacia México gracias a que ganó una de las licitaciones que lanzó Pemex para permitir que privados usaran su capacidad ociosa en los ductos y las terminales de Baja California y Sonora.

Además, el gigante estadounidense ExxonMobil ha construido una pequeña red que le permite traer combustibles desde Estados Unidos y transportarlos por tren hacia la región del Bajío.

La firma Koch Supply & Trading también se suma a las que han realizado importaciones. Y los episodios de desabasto de este año impulsaron a otras firmas, como la francesa Total, a buscar la forma de traer combustibles sin la intervención de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pero todos estos esfuerzos suman solo unas gotas de combustible, en comparación a las necesidades del consumo interno del país.

Recomendamos: El Gobierno propone crear un organismo para la logística de petrolíferos

A septiembre de 2018, las importaciones de privados representaron apenas 7% del total de compras al extranjero de gasolinas , mientras que Pemex hizo el restante 93%, según datos de la Sener.

En el caso del diésel, las empresas trajeron 26% del total de importaciones.

La mayoría de los permisos otorgados nunca se han usado e incluso algunos caducaron desde que se abrió la ventana en 2016.

"Pemex no puede solo"

La inseguridad del país, el ataque constante a la infraestructura de Pemex y la falta de rutas alternas a las construidas por la petrolera nacional para importar desincentivan a las compañías, explicaron analistas del sector.

"Los inversionistas necesitan saber si van a operar bajo condiciones seguras, y que el barril que interne al país va a salir completo del otro lado”, dice Ixchel Castro, analista de la consultora Wood Mackenzie.

Leer: La nueva norma de diésel de ultra bajo azufre puede posponerse

Otra de las razones es que la única infraestructura capaz de mover grandes cantidades de combustibles pertenece a Pemex y la compañía ha fallado a la hora de atraer a las firmas para que contraten parte de la capacidad excedente que tiene en sus ductos y terminales de almacenamiento, señala Thomas E. Heather, asociado senior del despacho González Calvillo.

El tren se ha convertido en una opción para aumentar las cantidades importadas y algunas firmas privadas ya han logrado instalar carro-tanques para traer gasolina al Bajío a través del sistema ferroviario. Pero apenas 4% de los combustibles se transportaron por este medio en 2014, mientras que el 76% fue por ductos, la vía más económica para hacerlo.

Y es que los ductos de Pemex se han visto torpedeados por las tomas clandestinas, que en octubre del año pasado alcanzaron un nuevo récord histórico.

Leer: Ferroviarias ponen a disposición sus servicios para mover gasolinas

Ante esto, los privados han logrado sacar adelante algunos proyectos para el almacenaje de combustibles. Ya se encuentra en marcha al menos la construcción de un ducto para ampliar la conexión entre el puerto de Tuxpan, donde llega 33% de las importaciones, con el centro del país.

"Lo que me gustaría ver, al salir de esta crisis, es obviamente el reconocimiento de que, si bien las acciones de Pemex son importantes, ellos no pueden solos, que necesitan a los privados para tener una estructura de suministro de refinados menos vulnerable”, comenta Castro.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad