Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Combustibles más caros a partir de 2014

Electricidad y transporte serán los rubros más afectados por los llamados impuestos ambientales
gasolina 3 de abril jupiter images
gasolina 3 de abril jupiter images - (Foto: Jupiter Images)

Los combustibles fósiles pagarán un impuesto a partir de enero de 2014. El objetivo de esta medida contenida en la reforma hacendaria es reducir su consumo, reafirmar los compromisos del gobierno en materia ambiental y de paso recaudar algunos millones de pesos anuales. Para los industriales, sin embargo, el paquete de impuestos ambientales representará incrementos directos e indirectos en sus costos de operación.

Para calcular el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios por Contenido de Carbono de los Combustibles Fósiles, el Ejecutivo tomó en cuenta dos variables: contenido de carbono de cada combustible y un precio base por tonelada de carbono. Para la primera variable utilizó los factores de emisión publicados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas.

Si bien la ecuación propuesta por el ejecutivo generaría un beneficio recaudatorio de 22 mil 400 millones de pesos (mdp) anuales, la Cámara de Diputados consideró que esto podría reducir la competitividad de la planta productiva nacional en tanto que algunos combustibles registrarían incrementos superiores a 20% sobre su precio actual.

Publicidad

La Cámara Baja, entonces, cambió la fórmula y decidió acotar el monto del impuesto y homologarlo con las metas de inflación del Banco de México, del tal forma que el gravamen no representara un incremento mayor a 3% del precio de venta de cada combustible.

La fórmula usada por los diputados para ajustar el gravamen fue cambiar el parámetro para calcular el contenido de carbono tomando como base el gas natural, por considerarlo el combustible fósil menos contaminante, debido a su bajo potencial de emisión de gases de efecto invernadero.

La cuota para cada combustible ya no estará en función de su contenido de carbono per se, sino del bióxido de carbono que se generare de forma adicional a la que se generaría si se usara como combustible el gas natural. En esta nueva ecuación, el gas natural tendría un impuesto cero.

Aún con estos ajustes, los industriales consideran que el paquete de impuestos ambientales representará incrementos directos e indirectos en sus costos de operación, según denunciaron Gerardo Vázquez, director del comité de ambiental de Index Consejo Nacional y Refugio Muñoz, director general de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar).

Si se toma en cuenta el consumo de combustibles fósiles y la cantidad de emisiones de efecto invernadero, resulta que las actividades que se verán directamente afectadas si se aprueba el impuesto a los combustibles fósiles son transporte y electricidad. Datos de la Estrategia Nacional de Cambio Climático muestran que el sector energético emite 44% del total de efecto invernadero, mientras el transporte aporta 10% del total.

Dada la dependencia de la CFE a las fuentes fósiles, el costo de la electricidad incrementa aproximadamente 8.3% anual, y si esto se suma el impuesto ambiental y a la eliminación de subsidios a los combustibles, resulta que para 2020 la tarifa eléctrica subirá más de 50%, calculó Vázquez. “Esto definitivamente dañará nuestra competitividad”.

Al igual que la generación de energía, el costo operativo del sector transporte también se verá impactado por el denominado impuesto ambiental, en tanto que el combustible –diesel- representa 30% del costo del flete.

El diesel cuesta en promedio 12 pesos el litros y el impuesto ambiental significará un incremento de 12.59 centavos más. Muñoz calculó que esto ocasionará que el costo de los fletes incremente 0.3%, que aunque es un alza ‘marginal’, se sumara a los otros gravámenes.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad